Revista nº 87

  • » Los ecológicos resisten a la crisis
  • » El TTIP, ese cruce de caminos
  • » El abecé de la suplementación nutricional
  • » El etiquetado como señal de compromiso
  • » ¡Stop al glifosato
  • ver portada
    Portada Revista nº 87
     
     

    Artículos

    Los ecológicos resisten a la crisis

    Ecología

    Aumentar el consumo interno de estos productos sigue siendo el gran desafío para un país que no pasa del noveno puesto en el ranking, con un gasto medio de 21 euros por persona y año

    Editorial: Impulso ecológico

    En pie. El sector ecológico español puede presumir de seguir en pie, bien firme, tras una crisis económica que amenazaba con no dejar títere con cabeza y que ha puesto a prueba su fortaleza como nunca antes lo había hecho. Atrás han quedado los años más duros de una crisis gigantesca y empieza ya a ser hora de hacer balance de daños y de empezar a mirar al futuro con moderado optimismo en una coyuntura en la que, además, la seguridad alimentaria está en el centro del debate debido al Tratado de Libre Comercio e Inversiones (TTIP, en sus siglas en inglés) que negocian Estados Unidos y Europa desde junio de 2013 y que deberá votarse en el Parlamento Europeo en próximas fechas.

    Una alianza que tiene como objetivo fundamental dar un empujón definitivo a una economía debilitada, creando para ello el mayor espacio de libre comercio del planeta a ambos lados del Atlántico, lo cual está suscitando no pocas críticas de quienes opinan que la alianza podría favorecer la producción y venta de transgénicos, el uso de toxinas y sustancias peligrosas, entre otros, que cuentan con legislación más favorable en el país de las barras y las estrellas que en nuestro viejo continente.

    Claro que tampoco hay que saltar el ‘charco’ para encontrar fertilizantes que ponen en peligro la salud de las personas. Ahí está, sin ir más lejos, la última campaña lanzada por Greenpeace contra el glifosato, un herbicida que ha sido clasificado como “probablemente cancerígeno para los seres humanos", según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Una muestra de que aún queda mucho por hacer también en territorio español para priorizar la seguridad de los alimentos que consumimos a diario y el respeto hacia el medio ambiente.

    Y es ahí, en ese mismo escenario de cambio que se avecina en un futuro próximo, donde el sector ecológico español debe seguir viendo oportunidades donde otros ven peligros. Emplearse a fondo, en definitiva, para tratar de ocupar un espacio que le corresponde por derecho. No en vano, España es el quinto país del mundo en superficie destinada a este tipo de cultivo, una posición desde la que debe profundizar en un mercado exterior lleno de oportunidades, sin olvidar, claro está, de tratar de aumentar el consumo interno, su gran asignatura pendiente en una sociedad como la española en la que la preocupación por el cuidado de la salud está cobrando cada vez más fuerza, aunque lejos de los países más concienciados por el valor de lo que metemos en el carro de la compra.

    Puede que sea una cuestión de ritmos, pero no cabe duda de que la idea de que la alimentación es fuente de salud y bienestar seguirá penetrando paulatinamente en la sociedad española, de la misma manera que hoy somos conscientes de los beneficios del deporte o los perjuicios del estrés, “nuestro peor enemigo” en palabras de Ascensión Marcos, responsable del Grupo de investigación en inmunonutrición del Instituto de Ciencia y Tecnología de Alimentos y Nutrición (ICTAN). Lo ecológico sigue en pie y quiere impulsarse hacia el futuro. Una buena noticia.

     
    © 2017 mi herbolario | Factor Ideas
    Condiciones de uso | Política de privacidad | Política de cookies