mi herbolario digital - 97

 
 

Herbolario Navarro lleva la salud natural a Castellón

Con el objetivo de acercar a más ciudadanos las herramientas necesarias para disfrutar de una salud en plena forma, Herbolario Navarro abre, el próximo 3 de mayo, un nuevo establecimiento en la ciudad de Castellón. Esta red de ecotiendas continúa así su expansión como respuesta a una creciente demanda social de productos naturales que mejoren la calidad de vida de las personas y la salud del Medio Ambiente.

Herbolario Navarro Castellón, que va a estar situado en la Pza. del Real 1, en el edificio del antiguo Cine Saboya, destaca por la amplia gama de productos que ofrecerá para contribuir al bienestar de las personas: alimentación ecológica, dietética y plantas medicinales, cosmética natural, alimentación sin gluten, macrobiótica, tés, libros,…y un largo etcétera de posibilidades.

Con la apertura de este establecimiento en la ciudad de Castellón, Herbolario Navarro continúa su expansión por el territorio español, acercando a cada vez más ciudadanos los grandes tesoros que la naturaleza pone a nuestra disposición. En la actualidad esta red de ecotiendas se compone de siete establecimientos en Valencia, Torrent, Alzira y Palma de Mallorca, a los que el próximo día 3 de mayo s incorpora la tienda del centro de Castellón.

Con más de 200 años de experiencia, Herbolario Navarro se ha convertido en un referente para las personas que desean disfrutar de una buena salud de forma natural, puesto que está al servicio de los valencianos desde 1771. La amplia experiencia y buen hacer de esta empresa bicentenaria le ha concedido la consideración de Mejor Comercio de España según el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. Por lo tanto, se trata de una consolidada red de ecotiendas, siempre al servicio de la Salud Natural de los ciudadanos, que ahora pone al alcance de los habitantes de Castellón todos los instrumentos necesarios para gozar de una vida en plenitud.
 

Los alimentos importados recorren más de 5.000 kilómetros hasta llegar al mercado

Un nuevo informe presentado hoy por Amigos de la Tierra desvela las emisiones de CO2 producidas por la importación de alimentos al Estado Español. El documento elaborado por Amigos de la Tierra en colaboración con las Universidades de Sevilla y Vigo recoge, entre otros datos, la cantidad de alimentos importada, el país de origen, los kilómetros recorridos, el medio de transporte y las emisiones de CO2 producidas en su importación. En el año 2007 se importaron más de 29 millones de toneladas de alimentos, lo que supuso la emisión de casi 5 millones de toneladas de CO2. Mientras, las importaciones siguen aumentando a pesar de la gran amenaza que representa el cambio climático. En este sentido, la agricultura industrial es uno de los sectores que más contribuye al calentamiento global, aunque no suele tenerse en cuenta.

En el informe se destacan los siguientes datos: las importaciones de alimentos crecieron más de un 50% entre 1995 y 2007; el medio de transporte más usado es el barco y el que menos el tren, aunque este último tiene un impacto ambiental veinte veces menor que el transporte por carretera;
los grupos de alimentos que más kilómetros viajan son los cereales y los piensos, el café y las especias, los pescados y mariscos y las frutas y las legumbres: todos han recorrido más de 5.000 kilómetros hasta llegar a nuestros platos; el principal origen de los alimentos que importamos sigue siendo Europa pero las importaciones desde América Central y del Sur continúan creciendo y ya suponen el 39% del total.
“Incluso los alimentos identificados típicamente con nuestra dieta y nuestro paisaje como el vino o los garbanzos son producidos a miles de kilómetros. Así el 87% de los garbanzos que se consumen en España son importados, principalmente de México, mientras que la superficie dedicada a este cultivo ha disminuido drásticamente en España con la pérdida de empleo y paisaje que esto supone”, afirmó Manuel Delgado, catedrático de la Universidad de Sevilla.
El mayor impacto ambiental y social se debe a la masiva importación de cereales y piensos, ambos destinados a alimentar la ganadería industrial. En total el Estado Español importa más de 14 millones de toneladas de alimentos para el ganado incluyendo 7 millones de toneladas de soja, procedentes principalmente de Argentina y Brasil donde la expansión de estos cultivos está provocando la deforestación del Amazonas y el desplazamiento de comunidades.
“Los datos que ofrece este nuevo informe demuestran una vez más como el sistema industrial de agricultura y alimentación agrava la crisis climática, alimentaria y ecológica. Sin embargo la agricultura campesina, familiar y de pequeña escala contribuye al bienestar ambiental y genera empleo. Tanto las políticas agrarias como la PAC (Política Agraria Común), en pleno proceso de reforma como las políticas comerciales deberían tener esto en cuenta para reorientar el modelo agrario hacia uno más justo y sostenible”, añadió Blanca González Ruibal responsable del área de agricultura y alimentación de Amigos de la Tierra.
 

Urgen medidas para reducir tóxicos medioambientales

Greenpeace, Ecologistas en Acción, CC.OO., UGT, ASQUIFYDE y la Fundación Vivo Sano han pedido al ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, que solicite a la Unión Europea medidas para reducir la exposición a disruptores endocrinos, nanopartículas y “sustancias de elevado nivel de preocupación” ante la creciente evidencia científica que relaciona estas sustancias tóxicas con numerosas enfermedades. Esta petición se realiza con motivo de la reunión mantenida por los ministros de Medio Ambiente de la UE para preparar el 7º Programa de Acción en Medio Ambiente (PAM). El encuentro tiene como objetivo integrar todas las políticas comunitarias de este ámbito. Según distintos informes de la propia Comisión Europea, cada vez está más clara la influencia de estas sustancias en el desarrollo del cáncer, obesidad, diabetes, sensibilidad química múltiple o alteraciones cardiovasculares y neurológicas, entre otras enfermedades.

En una carta enviada al ministro de Agricultura y Medio Ambiente, estas organizaciones le transmiten su preocupación “por la falta de protección de la salud humana y del medio ambiente por la exposición a todos estos elementos, que suponen una grave amenaza, en particular durante las primeras etapas de la vida”. Por eso, solicitan a Arias Cañete que pida que el 7º PAM incluya objetivos claros, plazos específicos y recomendaciones políticas orientadas a aportar soluciones, “ya que la actual normativa europea no aborda suficientemente estos temas”.

Disruptores endocrinos (EDC)
Según informan en nota de prensa, los disruptores endocrinos suponen una importante amenaza para la salud y el medioambiente: "Hay una evidencia científica creciente que relaciona muchos daños a la salud humana con la exposición a EDC, como cánceres hormono dependientes (mama, testículos, próstata), obesidad, diabetes, enfermedades cardiovasculares, problemas de salud reproductiva, o alteración de desarrollo cerebral. El reciente informe ‘Estado del Conocimiento Científico sobre EDCs’ publicado por la Comisión Europea proporciona evidencia alarmante de que los efectos negativos de los EDC están siendo subestimados y que la normativa Europea actual no aborda adecuadamente este problema. El informe señala las deficiencias de los actuales métodos de muestreo y también señala el camino a seguir".

Mezclas de sustancias químicas
Asimismo, informan que "cada día estamos expuestos a mezclas de sustancias químicas sintéticas a través del aire que respiramos, los alimentos y el agua que ingerimos, así como a través de todo aquello que entra en contacto con nuestra piel. Y aunque el nivel de exposición a sustancias individuales es, en general, inferior al nivel al que pueden ocasionar daños por sí mismos, la evidencia científica muestra que no se puede predecir la combinación de la multitud de sustancias químicas tóxicas con las que entramos en contacto, ya que se presentan los fenómenos de adictividad, sinergismo y antagonismo. Es decir, todas esas sustancias actúan conjuntamente, produciendo como efecto final un “cóctel químico” potencialmente peligroso".
El informe ‘Estado del conocimiento sobre la toxicidad de mezclas’, encargado por la Dirección General de Medio Ambiente de la Comisión Europea, señala que “existe un consenso en el campo de la toxicología de mezclas de que la evaluación de riesgos pensando sólo en las sustancias individuales puede ser demasiado simple. Corremos el peligro de subestimar el riesgo para la salud humana y el medio ambiente de las sustancias químicas”. Por ello, los enfoques actuales de la evaluación de riesgos deben ser revisados urgentemente.


 

Viabilidad económica y dimensión social de la agricultura ecológica

Este fue el título de la III Conferencia Internacional de Agricultura Ecológica y Financiación. La Fundación Triodos organizó esta conferencia en colaboración con la Sociedad Española de Agricultura Ecológica. El ciclo de ponencias fue presentado por Esteban Barroso, presidente de la Fundación Triodos y director general de Triodos Bank, Juana Labrador, presidenta de SEAE y Alberto Durán, vicepresidente ejecutivo de la Fundación ONCE.

El ciclo de conferencias se inició con la ponencia de Machteld Huber, miembro del Scientific Council for Integrated Sustainable Agriculture and Food, que habló sobre la necesidad de dar una visión holística de la relación entre agricultura y alimentación. Huber destacó la importancia de contextualizar la agricultura ecológica como parte vital del ecosistema y de estimular la producción de calidad en un sistema agrícola sostenible, que vuelva a poner en relación la comida y la nutrición con su contexto social. En referencia a este tema, la investigadora de origen holandés recalcó que “a día de hoy y como consecuencia de los procesos de globalización y urbanización, productores y consumidores de alimentos ya no se conocen entre sí, la comida se ha vuelto anónima por ello se hace necesario recuperar la comunicación entre los actores del proceso para generar un mayor conocimiento del sector agroecológico, restablecer la interacción entre productores y consumidores, así como ahondar en la financiación económica de la agricultura ecológica para generar estructuras autosostenibles”.

La siguiente charla corrió a cargo de Juana Labrador, presidenta de SEAE, que centró su intervención en cómo la sostenibilidad de los sistemas productivos es fundamental para el pensamiento agroecológico. La agroecología ofrece alternativas viables para afrontar la ordenación del sistema agroalimentario hacia valores universales a través de la interacción de factores diversos como: la correcta gestión de los recursos hídricos, el mantenimiento de la biodiversidad o el cuidado del suelo como patrimonio social. En este sentido, Juana Labrador hizo hincapié en el trabajo que la agroecología lleva a cabo a la hora de fomentar tanto la agricultura como la ganadería ecológica.

La última mesa redonda de la tarde, bajo el título “Alimentación y salud”, abordó cómo afectan los productos ecológicos y los convencionales en la salud de las personas y la importancia que dan los consumidores a este factor en sus decisiones de compra de productos ecológicos. La investigadora holandesa Machteld Huber aportó datos desde el punto de vista científico recogiendo los últimos estudios sobre el tema: “¿Demuestra la ciencia que la alimentación ecológica es más sana? El corpus de la evidencia está creciendo y cada vez hay más resultados que apuntan en esa dirección, pero para tener una base científica hace falta recoger más pruebas”, afirmó Huber. Para finalizar, Tomás Camarero, director de Focoestrategias, expuso los resultados del estudio Perfil del consumidor de alimentos ecológicos, encargado por el anterior Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino. Según muestran los resultados del estudio, el 21% de los consumidores de productos ecológicos lo hacen porque se preocupan por la salud.

 

NuaDHA obtiene el certificado internacional IFOS de máxima calidad

Cualquier preparado comercial a base de omega-3 cumple con unos estándares mínimos de calidad: ausencia de contaminantes no deseados (ej. metales pesados, PCBs, dioxinas, furanos etc.), una estabilidad adecuada (ej. que no esté oxidado) y obviamente, cumplir con lo que declara el etiquetado del producto. Dentro de las distintas Organizaciones Internacionales responsables de velar por la seguridad y calidad de los preparados de omega-3, la organización independiente IFOS (Internacional Fish Oil Standards) es, sin duda, la que establece los requisitos más rigurosos de control de calidad y pureza.

La empresa española, Nua Biological Innovations, ha obtenido para sus preparados de NuaDHA1000® y NuaDha500® sabor limón especial niños, las “5 estrellas IFOS”, que es el máximo sello de calidad y pureza que existe el mundo de los omega-3. Según informan desde la compañía, el preparado NuaDHA1000® es prácticamente el único aceite a nivel mundial con tan alta concentración de DHA (1.000 mg por perla).
 
 
© 2017 mi herbolario | Factor Ideas
Condiciones de uso | Política de privacidad | Política de cookies