mi herbolario digital - 89

 
 

La Unión Europea autoriza el edulcorante natural extraído de la stevia

La Comisión Europea autorizó el pasado mes de noviembre el edulcorante natural bajo en calorías extraído de las hojas de la planta “stevia rebaudiana”, originaria de Paraguay, según informó Europa Press. El glucósido de esteviol podrá utilizarse a partir de ahora como aditivo en 31 categorías diferentes de alimentos, entre ellos, refrescos, postres, dulces y sustitutos del azúcar.
El máximo diario de consumo autorizado por Bruselas ha quedado fijado en 4 miligramos por cada kilo de masa corporal. Por debajo de este umbral, el glucósido de esteviol es totalmente seguro y no tiene ningún efecto tóxico o cancerígeno, según el análisis realizado por la Agencia de Seguridad Alimentaria. El límite fijado por la UE ha obligado a las empresas que habían solicitado autorizar este aditivo a reducir las dosis que habían previsto inicialmente, aseguró el Ejecutivo comunitario en un comunicado.
La modificación del reglamento europeo al que se refiere esta norma entró en vigor el 2 de diciembre. Después de su autorización, la Comisión pedirá, a los productores y a los usuarios de glucósidos de esteviol, información sobre la utilización real de este aditivo alimentario. Posteriormente, facilitará dicha información a los Estados miembros. Si es necesario, pedirá asimismo a la Agencia de Seguridad Alimentaria que evalúe de forma más precisa la exposición a este aditivo, teniendo en cuenta los usos reales de los glucósidos de esteviol en las diversas subcategorías de alimentos.
 

Laboratorios Bio-Dis colabora con los afectados por patologías raras

El presidente de Laboratorios Bio-Dis, José María Cantarero, y el presidente de la Fundación Mehuer y del Colegio de Farmacéuticos de Sevilla, Manuel Pérez, rubricaron recientemente un convenio de colaboración, por el cual la empresa colaborará con la corporación profesional sevillana, en el apoyo a los afectados por patologías raras, tal y como informan en nota de prensa.
La compañía se suma así al impulso de la investigación de terapias y tratamientos para las enfermedades raras, aquellas que tienen una baja frecuencia en la población y que son potencialmente mortales o debilitantes. Esta colaboración se materializará en actividades de difusión e investigación sobre estas patologías y el problema sociosanitario que conllevan pues, a pesar de que hay más de 7.000 descritas, por su baja prevalencia (hasta 5 casos por cada 10.000 habitantes), muchos de los afectados carecen de diagnóstico adecuado y tratamiento.
Con esta iniciativa, Laboratorios Bio-Dis amplía su abanico de actividad en el campo de la responsabilidad social corporativa, iniciado hace años con entidades como Fundación Familias Unidas. “Tenemos la obligación de devolver a la sociedad lo que ella misma nos ha hecho llegar”, subrayó José María Cantarero. Por ello, además de su colaboración económica, la compañía llevará a cabo donaciones de sus productos, “con el fin de ayudar a mejorar, en la medida de nuestras posibilidades, el estado de salud de estas personas”, explicó Cantarero.
La Organización Mundial de la Salud ha clasificado más de 7.000 enfermedades como raras o poco frecuentes. En España, tres millones de personas las padecen. La mayoría de ellas son enfermedades genéticas, pero también se incluyen cánceres poco frecuentes, enfermedades autoinmunes, tóxicas o infecciosas. Suelen ser muy complejas y requieren, por lo general, procedimientos diagnósticos y terapéuticos muy específicos, porque su baja prevalencia desincentiva la inversión, tanto pública como privada, en investigación epidemiológica, diagnóstico y desarrollo de tratamientos.
 

La Fundación Dieta Mediterránea da a conocer la nueva pirámide alimenticia

La pirámide tradicional de la Dieta Mediterránea se ha puesto al día para adaptarse al estilo de vida actual. Por iniciativa de la Fundación Dieta Mediterránea, y en colaboración con numerosas entidades internacionales, un grupo de expertos ha consensuado un nuevo esquema, tal y como se explica en la web de la fundación. La pirámide sigue la pauta de la anterior: sitúa en la base los alimentos que deben sustentar la dieta, y relega a los estratos superiores aquellos que se deben consumir con moderación. Además, se añaden indicaciones de orden cultural y social. No se trata tan sólo de dar prioridad a un determinado tipo de alimentos, sino a la manera de seleccionarlos, cocinarlos y consumirlos. También refleja la composición y número de raciones.
Según esta pirámide, las comidas principales no pueden prescindir de tres elementos básicos: cereales, verduras y frutas. Es necesario garantizar también un aporte diario de entre 1,5 y 2 litros de agua. En cuanto a los productos lácteos, se recomiendan en forma de yogures y quesos bajos en grasa. Su consumo debería ser en torno a dos raciones diarias. El aceite de oliva, situado en el centro de la pirámide, debería ser la principal fuente de grasa por su calidad nutricional. Se recomienda utilizarlo para aderezar y cocinar (una cucharada), ya que su composición única le da una alta resistencia a las temperaturas de cocción.
Semanalmente, se deben consumir proteínas tanto de origen animal como de origen vegetal. El pescado (dos o más raciones), la carne magra (dos raciones) y el huevo (de dos a cuatro raciones) son fuentes de proteína de alta calidad de origen animal. El consumo de carne roja (menos de dos raciones, preferentemente cortes magros) y de carne procesada (menos de una ración) debe ser reducido, tanto en cantidad como en frecuencia. Las legumbres, combinadas con los cereales, son una buena fuente de proteínas de origen vegetal. Las patatas se incluyen en este grupo y esta frecuencia de consumo, por su presencia en las recetas tradicionales.
En el vértice de la pirámide encontramos los dulces. El azúcar, caramelos, pasteles, bollería y zumos de fruta y refrescos azucarados se aconseja consumirlos en pequeñas cantidades y sólo de vez en cuando.
 

Los ecologistas reclaman que se mantenga el Ministerio de Medio Ambiente

A principios de este mes de diciembre, las organizaciones ecologistas Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF se dirigieron por carta a Mariano Rajoy para pedirle que el Ministerio de Medio Ambiente se mantenga dentro del organigrama del nuevo gobierno que se formará en los próximos días. “Las organizaciones firmantes consideramos la desaparición de este ministerio o la dispersión de sus actuales competencias en otros departamentos, como un paso atrás y una señal muy negativa para la sociedad española”, declararon.
Un Ministerio de Medio Ambiente fuerte es esencial para asegurar que las políticas medioambientales sean tomadas en cuenta en las decisiones del Consejo de Ministros y que se respeten los compromisos del país en la materia, como las directivas europeas. Pero además, la existencia de este ministerio es fundamental para asegurar que España es escuchada, tanto en el Consejo Europeo como en las diferentes cumbres y convenios internacionales, en los que se adoptan decisiones estratégicas, foros que requieren representaciones de los gobiernos al más alto nivel.
“Sin un Ministerio de Medio Ambiente fuerte, España podría perder gran cantidad de fondos comunitarios y oportunidades para influir en las decisiones europeas e internacionales sobre asuntos como el cambio climático, el uso del agua, la agricultura y la pesca, o la pérdida de biodiversidad. Por el contrario, este ministerio es la oportunidad de asegurar avances para la salud de los ecosistemas, el uso sostenible de los recursos naturales, que constituyen la base de nuestra economía, y el despliegue de tecnologías respetuosas con el medio ambiente. En un contexto de crisis económica a gran escala como el actual, las políticas ‘verdes’ pueden y deben jugar un papel clave en la generación de empleo de calidad en nuestro país”, afirmaron las organizaciones firmantes.
 

Cada vez más hogares españoles se animan a consumir productos ecológicos

El Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino (Marm) presentó, el 30 de noviembre, el estudio “Caracterización de la tipología y perfil sociodemográfico del consumidor de alimentos ecológicos en España”, en el marco de la IV Jornada Nacional de Alimentos Ecológicos, organizada por la Federación Española de Empresas con Productos Ecológicos (Fepeco), informó el ministerio.
Según el resultado de este estudio, los alimentos ecológicos están ya en uno de cada cuatro hogares españoles. Estos consumidores reconocen las etiquetas identificativas de estos productos, saben exactamente qué es un artículo ecológico y lo consumen por lo menos una vez al mes. En definitiva, es consciente de lo que está comprando. Sin embargo, solamente un tercio de la población total española reconoce la etiqueta identificativa del producto ecológico, siendo significativamente importante esa falta de conocimiento respecto al nuevo logotipo europeo de alimento ecológico.
De acuerdo con los resultados obtenidos, el consumo de productos ecológicos se concentra principalmente en categorías como las frutas y verduras frescas. El estudio también apunta, como el principal motivo de compra de artículos ecológicos, la preocupación por la salud. Entre los consumidores ecológicos, cuya edad media es de 40 años, se han identificado cuatro grupos, según las actitudes ante aspectos relacionados con el medio ambiente, ecología y salud.
Así, el grupo más importante es el de los denominados “convencidos”, con un 32%, partidarios del consumo ecológico y sostenible. Le siguen los “desimplicados”, con un 26%, que consumen alimentos ecológicos por un efecto moda. A continuación se encuentran los “ecologistas”, con un 21%, que muestran una gran sensibilidad respecto al medio ambiente. Por último están los “preocupados por la salud”, mayoritariamente mujeres que buscan el cuidado personal a través de una alimentación ecológica y del ejercicio físico.
Finalmente, el estudio indica que todavía existe un gran potencial para los productos ecológicos, ya que los entrevistados muestran un mayor conocimiento de las tendencias del consumo sostenible y están más dispuestos a aumentar su consumo.
 

Presentado el primer documento de consenso sobre Sensibilidad Química Múltiple

La ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad en funciones, Leire Pajín, presentó el 30 de noviembre el primer documento de consenso realizado en Europa sobre el síndrome de Sensibilidad Química Múltiple (SQM), según informó el propio ministerio. La ministra dio a conocer este texto pionero (tan sólo existe una experiencia similar en Australia) en una reunión con el grupo de expertos que lo ha elaborado y la representación de la Plataforma de las asociaciones de personas afectadas por el síndrome de Sensibilidad Química Múltiple.
El documento recoge toda la evidencia científica disponible hasta el momento sobre este síndrome complejo, que afecta mayoritariamente a mujeres, y que está caracterizado por un conjunto de síntomas heterogéneos, vinculados a una amplia variedad de agentes y componentes químicos presentes en el medio ambiente.
El texto establece por primera vez, de forma consensuada, la definición de qué se puede considerar un caso de SQM y los criterios diagnósticos. Así, se define caso como la persona que, con la exposición a agentes químicos ambientales diversos a bajos niveles, presenta síntomas reproducibles y recurrentes, que implican a varios órganos y sistemas, pudiendo mejorar su estado cuando los supuestos agentes causantes son eliminados o se evita la exposición a ellos.
El texto también establece recomendaciones para ayudar en el diagnóstico, así como para el abordaje terapéutico. No obstante, existe un consenso acerca de que la SQM no tiene un tratamiento específico, pues se desconoce la causa de su desarrollo (aunque se sugiere un origen multifactorial) y no existe evidencia científica sobre la eficacia de los distintos tratamientos.
En este sentido, el documento considera, como la medida más eficaz, evitar la exposición a las situaciones advertidas como desencadenantes del cuadro clínico. Al no existir por ahora tratamiento curativo, las intervenciones terapéuticas deben encaminarse a mejorar la sintomatología y mejorar la calidad de vida. Asimismo, se establecen recomendaciones generales en promoción de la salud, formación de profesionales, sistemas de información sanitaria, investigación, acceso a información de calidad y coordinación multisectorial.
 
 
© 2017 mi herbolario | Factor Ideas
Condiciones de uso | Política de privacidad | Política de cookies