mi herbolario digital - 111

 
 

El ecoturismo clave para erradicar la pobreza

La Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha adoptado una resolución histórica que reconoce en el ecoturismo un elemento clave para la lucha contra la pobreza, la protección del medio ambiente y la promoción del desarrollo sostenible.

La resolución, titulada 'Promoción del ecoturismo para la erradicación de la pobreza y la protección del medio ambiente', insta a los Estados miembros de las Naciones Unidas a adoptar políticas que promuevan el ecoturismo, subrayando sus "efectos positivos en la generación de ingresos, la creación de empleos y la educación y, en consecuencia, en la lucha contra la pobreza y el hambre".

Asimismo, reconoce que "el ecoturismo crea importantes oportunidades de conservación, protección y uso sostenible de la diversidad biológica y de las zonas naturales, al alentar a las comunidades locales e indígenas de los países en que se encuentran y a los turistas a preservar y respetar el patrimonio natural y cultural".

El dictamen, presentado por Marruecos y patrocinado por un número récord de 105 delegaciones, tiene su origen en las recomendaciones incluidas en un informe preparado por la Organización Mundial del Turismo (OMT) a partir de las respuestas de 48 Estados miembros, posteriormente acogido con satisfacción por la Asamblea General de las Naciones Unidas.

El secretario general de la OMT, Taleb Rifai, agradeció la resolución de la adopción sobre la importancia del ecoturismo ya que "demuestra claramente que el turismo sostenible tiene un papel vital que desempeñar en un futuro más justo y sostenible para todos". En sintonía con las recomendaciones del informe de la OMT, la resolución destaca también la necesidad de que los planes nacionales de turismo tengan en cuenta la demanda de los mercados y las ventajas competitivas locales.

Alienta además a los Estados miembros a promover la inversión en ecoturismo, de acuerdo con sus respectivas legislaciones, para lo cual pueden crear pequeñas y medianas empresas, incentivar las cooperativas y la facilitar el acceso a financiación mediante servicios financieros inclusivos, tales como los microcréditos para comunidades desfavorecidas, locales e indígenas, en zonas con potencial ecoturístico y en regiones rurales.

Esta resolución parte de otra resolución de las Naciones Unidas, de 2010, sobre el mismo tema, y refleja los avances realizados desde entonces, como la inclusión por primera vez del turismo en el documento final de la Conferencia de la ONU sobre el Desarrollo Sostenible (Río+20) y los resultados de la undécima reunión de la Conferencia de las Partes en el Convenio sobre la Diversidad Biológica.

 

El cardo mariano ayuda a eliminar las toxinas de los excesos navideños

La silmarina, un conjunto de componentes del cardo mariano, en concreto de sus semillas, ha demostrado en recientes estudios que ayuda a eliminar las toxinas acumuladas en el hígado, como las originadas por los excesos navideños de comida y alcohol, según el Centro de Investigación sobre Fitoterapia (INFITO).

El cardo mariano "es una de las plantas sobre las que existen más estudios científicos sobre su eficacia hepatoprotectora”, explica Teresa Ortega, profesora de Farmacología de la Universidad Complutense de Madrid y vicepresidenta de INFITO. Esta planta se utiliza desde antiguo para proteger el hígado de toxinas ambientales y químicas, efecto hepatoprotector que se atribuye a distintos componentes polifenólicos incluidos en la silimarina, sobre todo a la silibinina. En una revisión de estudios publicada este mes en la revista Endocrine se señala que "los resultados de diferentes trabajos de investigación realizados en animales y en humanos, demuestran que tanto silimarina como silibinina tienen actividad antioxidante, antiinflamatoria, antifibrótica y hepatoprotectora, siendo eficaz para prevenir el daño hepático provocado tanto por el alcohol como por otras sustancias".

La silimarina actúa en el hígado aumentando las defensas antioxidantes y ejerciendo un efecto antiiflamatorio. Por ello le protege del daño producido por diferentes sustancias, principalmente de aquellas que promueven la generación de radicales libres, comenta la profesora Ortega. "Se ha observado que no solo previene la hepatotoxicidad producida por el alcohol, sustancias tóxicas como las contenidas en diferentes setas, contaminantes ambientales y medicamentos, sino que también contrarresta los efectos negativos de la acumulación hepática de ácidos grasos (hígado graso)", destaca.

En el caso de los excesos navideños el cardo mariano está especialmente indicado, ya que "activa la producción y actividad de la bilis y mejora la función del hígado y la vesícula biliar, por lo que ingerido de manera preventiva, en forma de preparado farmacéutico, ayuda a evitar la aparición de trastornos digestivos y las consecuencias de un excesivo consumo de alcohol", señala el doctor Ignacio Bachiller, presidente de la Sociedad Asturiana de Fitoterapia.

Se trata de un medicamento natural muy bien tolerado y seguro por lo que se puede tomar durante periodos de tiempo prolongados, apunta Teresa Ortega. En la actualidad se está investigando su utilidad en otras enfermedades en las que también están implicadas las reacciones de oxidación como alteraciones de la piel, aterosclerosis y cáncer. Un estudio clínico publicado el pasado mes de diciembre en la revista American Journal of Kidney Diseases asegura que la silimarina es útil en nefropatía diabética por lo que podría emplearse como coadyuvante de los medicamentos utilizados contra esta enfermedad.



 

Nuevo libro sobre alimentación sana de Marisa Fernández

Marisa Fernández presentó su nuevo libro “Comida sana, comida rica” el pasado mes de diciembre en Madrid, evento patrocinado y organizado por la empresa El Granero Integral. En el acto estuvo presente José Mª Doría, licenciado en Derecho, fundador y director de la Escuela de Terapia Transpersonal e Isaías Muñoz, director y fundador de El Granero Integral. Como colofón de la presentación se sirvió a los invitados un catering ecológico, elaborado por la misma autora del libro, Maria Fernández, que fue todo un éxito.

Marisa Fernández Ovejo es diplomada en Nutrición y Salud Natural, especialista en Cocina Natural y Curativa y Asesora de Cocina por el Instituto Europeo de Medicina Natural. Es terapeuta floral y diplomada en Sujok por el doctor Park.

Desde bien pequeña la autora empezó a intuir que la alimentación estaba íntimamente relacionada con la salud y que tanto la calidad de los productos, como la forma de prepararlos eran esenciales para un buen equilibrio de cuerpo y mente. Este libro nos enseña a elaborar sabrosas recetas con ingredientes naturales, donde en cada plato se saborea y se disfruta de una gran variedad de alimentos, como los cereales integrales, las proteínas vegetales, las algas y las semillas.

A lo largo de los capítulos, la autora nos va introduciendo en este tipo de cocina para que nos familiaricemos con todos aquellos ingredientes de la alimentación natural. Además, cada receta se acompaña de información nutricional, consejos y variantes para hacer que cada plato sea diferente, adaptándolo al propio tiempo a nuestros gustos y así conseguir que la receta sea más apetecible. Se trata de un libro con recetas sencillas, fáciles de elaborar y a la vez deliciosas, un libro que enseña que “comer sano” también es “comer rico”. El libro distribuido por Biogran, se podrá adquirir en herbolarios y ecotiendas.

En la imagen de izquierda a derecha José María Doría, Marisa Fernández e Isaías Muñoz

 

La comida rápida se relaciona con el asma y la rinitis

La ingesta de tres o más porciones semanales de comida rápida está relacionada con la gravedad del asma alérgica, eccema y rinitis en niños en el mundo desarrollado, según concluye un amplio estudio internacional publicado en la revista "Thorax". Tres o más porciones semanales estaban vinculadas a un 39% más de riesgo de asma grave entre los adolescentes y un 27% más de riesgo entre los niños, así como a la gravedad de la rinitis y el eccema, en general, según las conclusiones, basadas en datos de más de 319.000 niños de entre 13 y 14 años de 107 centros de 51 países, y más de 181.000 de 6 y 7 años de 64 centros de 31 países.

Todos los participantes estuvieron involucrados en el "Estudio Internacional de Asma y Alergias en la Infancia" (ISAAC), un proyecto de investigación en colaboración con más de 100 países y casi dos millones de niños, lo que lo convierte en uno de los más grandes de su tipo, valoran los autores. Los adolescentes y los padres de los niños fueron preguntados formalmente sobre si habían tenido síntomas de asma (sibilancias), rinoconjuntivitis (que produce una nariz que moquea o bloqueada acompañada de picazón en los ojos y lagrimeo) y eccema a lo largo de una semana.

Las preguntas se centraron especialmente en la severidad de los síntomas en los últimos 12 meses, incluyendo la frecuencia y la interferencia con la vida diaria y/o patrones de sueño y ciertos tipos de alimentos que ya están vinculados a efectos protectores o perjudiciales: carne, pescado, frutas y verduras, legumbres, cereales, pan y pastas, arroz, mantequilla, margarina, nueces, patatas, leche, huevos y comida rápida/hamburguesas. El consumo se clasificó como nunca, de vez en cuando, una o dos veces por semana y tres o más veces a la semana.

Después de tener en cuenta otros factores que pueden influir en los resultados, el análisis mostró que la comida rápida era el tipo de alimento sólo que muestra las mismas asociaciones a través de ambos grupos de edad, lo que llevó a los autores a sugerir que "tal consistencia añade algo de peso a la posible causalidad de la relación".

De hecho, se asoció con los síntomas actuales y graves de las tres condiciones entre los adolescentes, en todos los centros de los países participantes, independientemente del sexo o los niveles de riqueza. El patrón de los niños fue menos claro, pero una dieta de comida rápida se relacionó todavía con síntomas en todos los centros, excepto para el eccema actual y los países más pobres, a excepción del asma actual y grave, diferencia que podría tener que ver con el hecho de que los niños tienen menos opciones acerca de la elección de alimentos.

La fruta pareció ser protectora en ambos grupos de edad en todos los centros de las tres condiciones entre los niños y para sibilancias actuales y rinitis graves y entre los adolescentes. Comer tres o más porciones por semana se asoció con una reducción en la gravedad de los síntomas de entre el 11 y el 14 por ciento entre los adolescentes y los niños, respectivamente.

Los autores sugieren que hay explicaciones plausibles de los resultados: la comida rápida contiene altos niveles de ácidos grasos saturados y trans, que se sabe que afectan la inmunidad, mientras que la fruta es rica en antioxidantes y otros compuestos beneficiosos. No obstante, los investigadores destacan que sus resultados no prueban una relación causa-efecto, pero sí llaman a una investigación adicional.

"Si la asociación entre la comida rápida y la prevalencia de síntomas de asma, rinoconjuntivitis y eccema es causal, los resultados tienen gran importancia para la salud pública debido al aumento del consumo de comida rápida a nivel mundial", concluyen.
 

Un 13% de los casos de retraso mental podrían atribuirse a la contaminación por plomo

Ante esta amenaza, los niños pequeños tienen mayor riesgo por diversas razones: en primer lugar, porque su sistema nervioso es más sensible por ser inmaduro; y, en segundo lugar, por el hábito de llevarse las manos y los objetos a la boca. Esto facilita la ingesta involuntaria, tanto si se halla en la pintura del juguete como si está en otros objetos o en el polvo del ambiente.

Los pequeños, que tienen su organismo en pleno desarrollo, son más sensibles a sus efectos tóxicos. Este metal puede inducir lesiones en el sistema nervioso, con problemas de comportamiento y aprendizaje, como la hiperactividad. Asimismo, puede provocar crecimiento lento, retardo de la pubertad, sordera, cefaleas y pérdida de memoria y de concentración. El problema no es irrelevante ya que, según un estudio efectuado por la Organización Mundial de la Salud, un 13% de los casos de retraso mental en la infancia podrían ser atribuidos a contaminación por plomo.

Por sus posibles consecuencias, es de especial importancia conservar los lugares por donde transitan los niños lo más limpios posible. De la misma manera, se recomienda limpiar las manos y los pies de los bebés de forma frecuente.

Si se vive en una casa vieja, no está de más renovar las cañerías y las pinturas. En caso de que se hagan obras en el hogar, es conveniente tener alejado al pequeño durante su realización y, si no es posible, mantener una escrupulosa limpieza. Si las cañerías son antiguas, es mejor usar agua fría para cocinar o beber, ya que el agua caliente lo arrastra en mayor cantidad.

Si se sospecha que el pequeño puede haber estado expuesto a una fuente de plomo, se puede compartir la preocupación con su pediatra. Hay sencillos tests que pueden medir los niveles de metal. Otra valiosa fuente de información es la web de la U.S Consumer Product Safety Comission, que aporta información detallada acerca del plomo en los juguetes y los niños.

Puede ser ingerido y absorbido por el aparato digestivo o bien puede ser inhalado a través del sistema respiratorio. Después de penetrar en el organismo, circula por la sangre unido a los glóbulos rojos y, después, se distribuye a tejidos como hígado, riñón, médula ósea y sistema nervioso central, que son los que se afectan con mayor frecuencia.

Al cabo de unas semanas, las partículas pasan a los huesos, donde se depositan de forma inerte y no tóxica, aunque en ciertas situaciones como inmovilidad, embarazo o por la acción de algunos fármacos, pueden volver a movilizarse desde el hueso. Por último, se excretan en su mayor parte por la orina.

Las distintas manifestaciones clínicas se correlacionan con los niveles de plomo en sangre, y en niños, se ha reportado deterioro intelectual con valores de 10 mg/dl. La exposición es más frecuente de lo que se cree. Según los resultados del estudio de la OMS, cuatro de cada diez niños presentan niveles altos de este mineral en la sangre.

El diagnóstico de la intoxicación por plomo suele ser difícil, ya que los síntomas a menudo son inespecíficos. La medida más utilizada es la determinación de partículas en sangre y la zinc-protoporfirina. El tratamiento consiste en el alejamiento de la fuente de exposición y agentes quelantes (tratamiento con minerales, vitaminas y aminoácidos que produce la eliminación de metales pesados y disminuye la producción de productos tóxicos) que depende de los niveles de metal y la clínica del paciente, es decir, la interpretación de síntomas aportados por el paciente y los resultados de la exploración física y de exploraciones complementarias.


La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) clasifica el plomo inorgánico como probable carcinógeno para los humanos. Para evitar problemas de salud, el uso de este metal está regulado desde la década de los 70 en EE.UU. y Europa. Pero, hoy en día, estas normas no están vigentes en todos los países del mundo.

De hecho, resulta difícil mantenerse alejado del plomo. Hasta hace pocas décadas se había utilizado en la construcción y se pueden encontrar, todavía hoy, en tuberías y en la pintura de muchos hogares. Incluso, hasta hace pocos años, también estaba en la gasolina. Y a pesar de que su uso se ha regulado en los últimos años, es un metal pesado muy difícil de eliminar del medio ambiente. De ahí que casas construidas antes de los años 70 puedan tener niveles elevados de este metal.

Aunque está en muchos lugares, las vías más frecuentes de contaminación son el agua del grifo y el polvo del suelo. El agua contiene partículas de plomo que se desprenden de las propias cañerías o de viejas soldaduras. Las pinturas antiguas son otra fuente de este metal que puede encontrarse en el polvo del hogar y, a consecuencia, en muchos de los objetos que el niño tiene a su alcance.
 

Terapia prometedora para abordar el acné

Un grupo de científicos estadounidenses ha encontrado lo que podría suponer el final del acné, informa Eroski Consumer. Se dice que la solución de un problema siempre está muy cerca del mismo y esto es lo que hicieron un grupo de investigadores de la Universidad de Pittsburg en colaboración con la Universidad de California. Los expertos aislaron de la piel de pacientes con y sin acné diferentes virus que se encuentran de forma natural y luego los secuenciaron, dando con 11 candidatos que servirían como agentes terapéuticos.

Estos virus reciben el nombre de "fagos" y atacan solo a bacterias, de modo que son inocuos para los humanos. Lo que les hace especiales es su capacidad de generar una proteína (enzima) que rompe la pared celular bacteriana y, por tanto, causa la muerte de la bacteria. Además, son virus muy específicos que, al contrario de los antibióticos, solo atacan a un pequeño grupo de bacterias, en este caso, las responsables del acné.

Por otro lado, los autores del trabajo encontraron que estos virus son muy parecidos entre ellos y comparten un 85% de similitud en su secuencia de ADN, hecho muy poco común. Esto es positivo porque reduce de manera considerable la probabilidad de desarrollo de cepas de bacteria resistentes. En resumen, los fagos serían un excelente agente terapéutico.

Los autores del trabajo, que ha sido publicado en fechas recientes en la revista de la American Society for Microbiology, explican que el descubrimiento plantea dos estrategias distintas: por un lado, se podría utilizar el virus entero como agente terapéutico y, por otro, se podrían aislar algunos de sus componentes y utilizarlos según sus propiedades.

El acné es una afección inflamatoria de la piel, por norma general transitoria, y que afecta sobre todo a los adolescentes. Se manifiesta en forma de granos en la cara, pecho y espalda y está provocada por una secreción excesiva de sebo. El sebo es la grasa que la piel secreta de forma natural para mantener un estado óptimo de hidratación, pero su exceso, generado por los cambios hormonales de la pubertad, puede causar el taponamiento de los poros que facilita la infección. La bacteria Propionibacterium acnes, que vive de manera natural en la piel de las personas, es la responsable de la infección cuando se cruza con un poro obstruido.

Pero el acné no es solo un problema de adolescentes. Un grupo de dermatólogos de la Universidad de Nantes, en Francia, ha establecido la diferencia entre el juvenil y el sufrido por los mayores de 25 años, sobre todo mujeres. Este acné es una variedad que se caracteriza por la presencia de depósitos de grasa en capas más profundas de la piel; en el caso del juvenil, el sebo se coloca en la capa más externa. Otra distinción es que, mientras que en la adolescencia las lesiones se distribuyen en forma de "T" (frente, nariz y mentón), en los mayores surge en forma de "U" (ángulos mandibulares y alrededor de la boca). Por otra parte, las lesiones del acné en la madurez son más profundas y difíciles de tratar.

Los científicos creen que la causa primera del desarrollo del acné es el estrés, ya que las mujeres adultas con más propensión son las que cumplen cargos profesionales con más peso. Los autores explican que el estrés hace que el organismo femenino libere más hormonas masculinas y, por ello, la piel genera una sobreproducción de grasa que favorecen esta afección dermatológica.

Los trastornos hormonales también pueden ser los responsables de su aparición tardía y no es raro que las mujeres que lo padecen manifiesten otros síntomas como ciclos menstruales irregulares, aumento de vello e, incluso, pérdida de pelo. El tabaco es otra de las causas que provocan acné, sobre todo en mujeres. Fumar agrava el preexistente y es un factor desencadenante en personas predispuestas.

 
 
© 2017 mi herbolario | Factor Ideas
Condiciones de uso | Política de privacidad | Política de cookies