mi herbolario digital - 103

 
 

Un verano arrasado por el fuego

Volvemos de las vacaciones con un balance muy negativo en lo que respecta al medio ambiente en nuestro país. Los incendios han arrasado un total de 153.159,66 hectáreas de superficie forestal en lo que va de año, lo que supone más del triple que en el mismo periodo de 2011, cuando habían ardido 47.181,09 hectáreas, según datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente a fecha de 26 de agosto, según datos oficiales. En total, se han producido 12.046 siniestros, 7.872 conatos (menos de una hectárea) y 4.174 incendios (más de una hectárea) de los que 31 fueron grandes incendios, de más de 500 hectáreas, frente a los 22 grandes incendios de la media del decenio y los seis del año 2011. Este balance no incluye los incendios recientes en Robledo de Chavela (Madrid), donde el Ayuntamiento estima que han ardido 2.000 hectáreas; el de Talamantes (Zaragoza) con 3.500 hectáreas calcinadas; o los de la provincia de Málaga, con cerca de un millar de hectáreas quemadas, o en Valverde del Fresno (Cáceres).

Entre los grandes incendios de este verano destacan los ocurridos a principios del mes de agosto en las islas canarias de La Gomera (3.100 hectáreas quemadas, de las que 350 pertenecen al Parque Nacional de Garajonay) y La Palma (1.700 hectáreas), los del pasado 2 de julio en las Cortes y Andilla (ambos en Valencia), donde se calcinaron casi 50.000 hectáreas; seguidos de los del 22 de marzo en la comarca del Alt Empordà (Girona), donde se quemaron cerca de 13.000 hectáreas; el del 16 de mayo en Rasquera (Tarragona), en el que ardieron 2.735 hectáreas, entre otros.

En cuanto a las zonas geográficas, la más perjudicada es la región noroeste, donde se ha registrado el 49,42 por ciento de los siniestros, seguida por las comunidades interiores, con un 33,17 por ciento de los fuegos y del Mediterráneo, donde se ha producido el 16,63 por ciento de los incendios. Respecto a la superficie forestal, los incendios se han concentrado en un 47,93 por ciento en el Mediterráneo, seguida del 29,96 por ciento en la región noroeste, del 15,14 por ciento de las comunidades interiores y del 6,36 por ciento en Canarias. Finalmente, en el Mediterráneo se ha producido el 56,73 por ciento de los fuegos en superficie arbolada, seguida del 17,61 por ciento de los incendios en las comunidades interiores, del 14,75 por ciento en el noroeste y del 10,90 por ciento de superficie arbolada en Canarias.
 

El 22 agosto de 2012 el mundo entra en déficit ecológico

El miércoles 22 de Agosto la humanidad agota su presupuesto ecológico anual para 2012 y entra en déficit ecológico según últimos datos de la Global Footprint Network y la nef (New Economics Foundation). En menos de ocho meses hemos acabado con todos los recursos que el planeta puede proveer y con todo el Carbono que puede absorber de forma sostenible. Durante el resto del año viviremos a crédito del planeta y de futuras generaciones; sobreexplotando los recursos naturales y acumulando Carbono en la atmósfera. “Vivir por encima de los limites ecológicos del planeta no es gratis. El cambio climático incrementa la frecuencia de fenómenos meteorológicos extremos como sequias o inundaciones. La pérdida de biodiversidad aumenta la incidencia de plagas y la inestabilidad de nuestros ecosistemas y una creciente escasez de recursos como petróleo, alimentos, metales dispara los precios y su volatilidad. Todo ello conlleva altos costes económicos y sociales que nuestra frágil economía no podrá soportar”, declara Aniol Esteban, responsable de economía ambiental de la Nef.
Nuestra huella ecológica ha ido creciendo hasta superar la biocapacidad del planeta. La huella ecológica de la humanidad ha ido aumentando con el tiempo. La mayor parte de este crecimiento es debido al incremento de las emisiones de Carbono globales. La Tierra tiene una capacidad máxima de producción de bienes y servicios ambientales. Este presupuesto es el límite ecológico dentro del cual desarrollar nuestra vida y actividad económica. Superarlo supone poner en riesgo la futura provisión de bienes y servicios ambientales.

La capacidad del planeta de reciclar nutrientes y sustancias contaminantes también es limitada. Es como el cuerpo humano; puede tolerar y procesar algunos contaminantes pero si ese límite se excede, tarde o temprano la salud disminuye. Lo mismo le sucede al planeta. Un exceso de CO2 en la atmósfera causa cambio climático, acidifica los océanos e incrementa la frecuencia de fenómenos meteorológicos extremos como sequias e inundaciones. Al ritmo actual consumimos un 56% por encima de la biocapacidad del planeta. Necesitamos 1.5 planetas para mantener el nivel actual. El planeta necesita más de año y medio para generar los recursos que consumimos por año.
 

Se crea la Calculadora Nutricional online más completa en español

La Fundación Alimentación Saludable, de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA), ha creado la Calculadora Nutricional online más completa que existe en español en la web www.calculaquecomes.com, con las propiedades nutricionales de más de 1.000 alimentos y su ingesta recomendada. El funcionamiento de la calculadora se basa en datos como la talla, el peso y la actividad realizada de cada usuario y se ofrecen unas pautas nutricionales personalizadas, así como gráficos con el origen de las proteínas, lípidos o ácidos grasos, que ha aportado la dieta.
La calculadora nutricional es una iniciativa del Foro de Regulación Intestinal, que reúne a la SEDCA, el Centro de Investigación sobre Fitoterapia (INFITO) y la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS) en el objetivo de ayudar a mejorar la regulación intestinal de forma segura y natural. Por ese motivo, uno de los énfasis de la calculadora es la cantidad de fibra ingerida, que, según Jesús Román, presidente del Comité Científico de SEDCA, "en España suele estar por debajo de las recomendaciones internacionales, sobre todo en el caso de las mujeres, con apenas 17 g al día de media".

Un estudio realizado por diferentes hospitales españoles y publicado en el número de julio de la revista Menopause concluye que en España las mujeres jóvenes y las sedentarias, así como las que tienen un nivel educativo y socioeconómico más bajo, son las que siguen una dieta de peor calidad. Demuestra así como el estilo de vida está relacionado con la calidad de la alimentación, pues también “las premenopáusicas, perimenopáusicas, las obesas y las fumadoras tienen una dieta de baja calidad”. También ha comprobado como “aquellas mujeres que han dejado de fumar o las posmenopáusicas tienen una mejor alimentación, lo que puede estar relacionado con su mayor preocupación por llevar una vida saludable”.
Otro estudio realizado en Francia y publicado en el número de julio de la revista Physiology and Biochemistry demuestra que las mujeres que siguen una dieta mediterránea “tienen mayores niveles de hidratos de carbono, polisacáridos, fibra, vitamina B6, C y E, ácido fólico, magnesio, potasio y de hierro, con efectos beneficiosos para la salud”.
El sedentarismo y el abandono de la dieta mediterránea pueden ocasionar problemas de estreñimiento. El Foro de Regulación Intestinal recomienda realizar una alimentación equilibrada, hidratarse bien, y practicar ejercicio físico. Cuando no es posible, “se puede recurrir de forma transitoria a preparados farmacéuticos de origen vegetal, basados en plantas como el fucus, la cáscara sagrada o la frángula”, explica el doctor Alberto Sacristán, miembro de la junta directiva de INFITO y del Comité de Actividad Física de la Sociedad Madrileña de Medicina Familiar y Comunitaria.
“Es importante educar a la población en la ingesta de fibra ya que protege frente a muchas enfermedades como el estreñimiento, el cáncer de colon, enfermedades cardiovasculares, la obesidad o la diabetes, entre otros”, apunta el doctor Sacristán. Una dieta sana rica en fibra debe incluir “frutas, verduras y hortalizas a diario, cereales, pasta, arroz, legumbres, frutos secos, y por supuesto, agua”, añade.
Se recomienda consumir alrededor de 38 g diarios de fibra para los varones y los 25 g para las mujeres. Sin embargo, según un estudio de la SEDCA, el consumo real en la población española suele estar entre los 15 y los 20 g diarios, "cifras que han ido decreciendo cada año", explica Jesús Román. Por comunidades, en el norte de la península tienen lugar los consumos más elevados de fibra: Galicia (23.5 g), Asturias (23.2 g) y Cantabria (22.4 g). Por el contrario, en la Comunidad Valenciana (17.5 g), Aragón y Baleares (18.2 g) se producen los más bajos. Para más información: www.regulacionintestinal.com.
 

Cefaleas y convulsiones epilépticas, los trastornos más frecuentes entre las personas que viajan en avión

Casi el 20% de los desplazamientos que se producen en verano se realizan en avión, por esa razón la Sociedad Española de Neurología (SEN) quiere recordar la importancia de que todos los viajeros se aseguren de tener una buena hidratación, eviten permanecer mucho tiempo en la misma posición, intenten descansar durante el trayecto y no olviden su tratamiento, con la finalidad de reducir muchos de los problemas neurológicos que se producen en los vuelos.

El dolor de cabeza es el trastorno neurológico que, con más frecuencia, se produce entre las personas que viajan en avión. “Los desplazamientos en avión incrementan la exposición a variaciones en la presión atmosférica, lo que produce cambios en el flujo sanguíneo y en el nivel de oxígeno, desencadenando cefaleas”, señala el Dr. Samuel Díaz Insa, Coordinador del grupo de Estudio de Cefaleas de la Sociedad Española de Neurología. ”Por lo general, la duración de este tipo de dolor de cabeza suele ser bastante breve, pero aquellas personas que son propensas a desarrollar crisis, deben llevar a cabo medidas preventivas si planean viajar en avión”.

Otro de los factores desencadenantes del dolor de cabeza relacionado con los viajes en avión es el jet lag. “No todas las personas les afecta de la misma manera e influye mucho la duración del vuelo, el número de horas de diferencia que existe entre origen y destino e incluso la dirección que tome el avión, ya que nos resulta más fácil adaptarnos al nuevo destino cuando ganamos horas que cuando las perdemos”, comenta el Dr. Samuel Díaz Insa. “Pero la recomendación es la misma: pacientes que sufren crisis frecuente, tienen que tomar medidas preventivas tales como intentar descansar antes, durante y después de un vuelo, ingerir comidas ligeras, beber mucho líquido evitando el alcohol y las bebidas carbonatadas y seguir su tratamiento”.

Aunque parezcan recomendaciones sencillas, hay que tener en cuenta que un 20-25% de los pacientes que sufren de migraña nunca ha consultado su dolencia con el médico y un 50% de los que sí lo han hecho, abandonan el seguimiento tras las primeras consultas. “Son precisamente éstas personas las que más acusan los viajes”, explica el Dr. Samuel Díaz Insa. “Si además añadimos que, la alteración de los ritmos biológicos, de sueño, de comidas, etc. tampoco favorecen a estos pacientes, se puede caer en el error de automedicarse, lo cual solo puede llevar a cronificar más el problema”.

Sufrir convulsiones epilépticas durante un vuelo, también es uno de los incidentes neurológicos más comunes. “Puesto que alrededor de un 70% de los pacientes con epilepsia de nuestro país han conseguido frenar la aparición de crisis gracias al tratamiento, se ha visto que, cuando entre los pacientes se produce algún tipo de crisis durante el vuelo es principalmente por dos razones: o porque por el estrés generado por el viaje han olvidado tomar su medicación o porque han consumido alcohol o drogas”, explica el Dr. José Ángel Mauri Llerda, Coordinador del Grupo de Estudio de Epilepsia de la Sociedad Española de Neurología (SEN). En todo caso, hay que recordar a los pacientes con epilepsia que pueden sufrir un aumento de sus crisis por la deshidratación y por falta de sueño, algo bastante habitual en viajes largos, con varias escalas, a lo que se añade el jet lag posterior.

Sería importante señalar que la gran mayoría las crisis epilépticas que se producen durante los trayectos en avión son por parte de personas que nunca habían experimentado ninguna. “Esto se debe tanto a que el periodo de vuelo puede suponer un punto de vulnerabilidad para las personas no diagnosticadas como por parte de aquellos que consumen alcohol como drogas”, señala el Dr. José Ángel Mauri Llerda. Ante la presencia de un ataque epiléptico durante un vuelo, es primordial, no perder la calma, no movilizar al paciente del sitio en el que se encuentre, no introducirle nada en la boca y evitar, en la medida de lo posible, que se golpee la cabeza.

 

La restricción calórica no alarga la vida, pero mejora la salud

La restricción calórica no alarga la esperanza de vida pero mejora la salud, según un estudio con monos publicado por la revista científica Nature. La restricción calórica es la práctica de limitar la ingesta de calorías diarias entre un 10 y un 40%, con la esperanza de mejorar la salud y retrasar el envejecimiento, una tesis que estudios previos habían probado en roedores.

La investigación publicada, iniciada hace 23 años por un grupo de científicos del National Institute on Aging de Baltimore (EE.UU.), rechaza que esta dieta tenga capacidad para alargar la vida, al menos en los monos, aunque sí reconoce sus efectos positivos sobre la salud de estos animales. Los científicos, liderados por el biólogo español Rafael de Cabo, redujeron en un 30% la ingesta de calorías de monos Rhesus (Macaca mulatta) y evaluaron los efectos de esta dieta en ejemplares de distintas edades y género. Concluyeron que su esperanza de vida, que habitualmente alcanza los 27 años, no se incrementó ni entre los monos mayores, de entre 16 y 23 años en el momento de iniciar la dieta, ni entre los más jóvenes, menores de 14 años cuando comenzó el experimento.

En cambio, los investigadores descubrieron que la restricción calórica sí aportó algunos beneficios al metabolismo de estos primates. "Observamos una mejora general en parámetros asociados con enfermedades típicas del envejecimiento, como las metabólicas (diabetes, obesidad), las cardiovasculares y el cáncer", explicó De Cabo. En particular, los monos que comieron un 30% menos de calorías presentaron niveles más bajos de triglicéridos, colesterol y glucosa, especialmente entre los machos, así como una incidencia "notablemente menor" de cáncer entre los primates más jóvenes. La investigación, que según De Cabo podría prolongarse aún durante otras dos décadas, se centra ahora en averiguar las claves metabólicas y moleculares responsables de los efectos de la restricción calórica sobre el organismo de estos monos. "La respuesta es muy parecida a otras respuestas de estrés, por lo que podríamos considerar la restricción calórica como un estrés metabólico, que causa ajustes globales en el organismo y que, cuando se mantiene por un largo período de tiempo, provoca beneficios profundos en la salud", explicó el biólogo. De Cabo espera asimismo comparar sus resultados con los obtenidos por el Wisconsin National Primate Research Center en una investigación paralela, también llevada a cabo con monos e iniciada en la década de 1980, que sí defiende la capacidad de esta dieta de alargar la vida de estos primates.
 

Diversos estudios relacionan los antibióticos con la obesidad

Un experimento realizado en ratones ha demostrado que el uso de antiobióticos en individuos muy jóvenes altera el equilibrio intestinal y favorece la obesidad. Eso ya lo sabían los ganaderos que desde los años 50, y hasta los ochenta, cuando se prohibió esta práctica, administraban cantidades no terapéuticas de antibióticos al ganado, tanto ovejas como cerdos o terneros, y obtenían entre un 10 y un 15% más de peso. Lo que se explica ahora es por qué ocurre eso.

El investigador Martin J. Blaser, director del departamento de medicina de la Universidad de Nueva York, fue quien dirigió el experimento con roedores y detalló los cambios en la revista Nature: el microbioma, que lo forman las bacterias que viven en el estómago e intestino, responde a las dosis bajas de penicilina y vancomicida (las que se usaban antes en agricultura), se provocan cambios en el metabolismo de estos seres vivos y en respuesta el cuerpo aumenta la producción de ácidos grasos. En seis semanas, los ratones con antibióticos ganaron entre un 10 y 15% más de masa grasa que aquellos no tratados.

«Usando antibióticos podemos manipular la población de bacterias y eso cambia el metabolismo de ciertos nutrientes», explicaba a los medios otro de los autores del trabajo, el doctor Ilseung Cho, también de la Universidad de Nueva York.

Por otra parte, Blaser explicaba a la agencia de noticias científicas Sinc que «el aumento de la obesidad en todo el mundo coincide con el uso generalizado de antibióticos. Nuestra investigación proporciona un vínculo experimental en los niños que han tomado antibióticos de forma temprana».

A este estudio se suma otro publicado en la revista Journal of Obesity que redunda en la misma idea. En ese caso se trata de un análisis epidemiológico sobre 11.532 niños nacidos en Gran Bretaña y un seguimiento de los historiales médicos de los mismos durante dos años. El resultado es que los bebés que recibieron antibióticos antes de los cinco meses de edad tenían más tendencia hacia el sobrepeso que aquellos que o bien no recibieron ningún tratamiento o lo hicieron después de los seis meses.
 

Bio-Dis renueva su certificación de calidad ISO 9001:2008

Laboratorios BIO-DIS ha renovado su certificación de calidad ISO 9001:2008 tras la auditoría realizada por SGS ICS Ibérica basada en procesos y enfocada a los aspectos significativos, riesgos, objetivos, de acuerdo con la norma de referencia utilizando entrevistas, observación de evidencias, y revisión de la documentación y registros. En el proceso de renovación de la certificación no se ha detectado ninguna “no conformidad”.

La renovación forma parte de la estrategia de Laboratorios BIO-DIS en cuanto a “la valoración de intangibles como las certificaciones de calidad”, según explica el presidente de la compañía, José María Cantarero, que nos permiten “responder de una manera óptima y eficaz a las demandas más exigentes de mercados y clientes”. La empresa dispone de esta certificación desde el año 2003.

Con la renovación de la certificación ISO 9001:2008, Laboratorios BIO-DIS valida su sistema de gestión para satisfacer las necesidades y expectativas de sus clientes y mercados. Esta certificación permite asegurar que los procesos que conforman la actividad de Laboratorios BIO-DIS se desarrollan conforme a procedimientos que se cumplen de forma planificada y sistematizada, abarcando dichos procedimientos desde la revisión del pedido realizado por el cliente hasta la entrega del producto final.

En este sentido, Laboratorios BIO-DIS cuenta con un riguroso sistema de trazabilidad de todos sus productos, lo cual permite un control exhaustivo de todos los procesos, desde la selección de la materia prima de calidad a través de sus proveedores hasta la puesta en el mercado del producto final. “Este concepto de calidad muestra nuestro compromiso con nuestros consumidores, a los que ofrecemos salud y bienestar a través de la más amplia gama de vitaminas, minerales y otros complementos alimenticios”, según explica José María Cantarero. “Creemos que la conciencia de salud es primordial, teniendo en cuenta que dichos productos deben utilizarse como complemento de una dieta sana y equilibrada que nos ayude a sentirnos mejor”. Asimismo, Laboratorios BIO-DIS dispone de estructura organizativa y medios materiales y humanos -químicos, farmacéuticos, ingenieros, etc.- para garantizar que las actividades de servicio de comercialización de productos se realizan de forma adecuada.

Laboratorios BIO-DIS utiliza envases biodegradables aptos para la alimentación, adecuados para las condiciones previstas de almacenamiento y que confieren una protección adecuada contra la contaminación, respetando el medio ambiente en sus más de 400 productos. Los procesos de distribución y acondicionamiento de dichos envases son conformes a las más estrictas normas de calidad (Norma ISO, GMP, HACCP…) y cumplen con la legislación vigente española y europea.
 
 
© 2017 mi herbolario | Factor Ideas
Condiciones de uso | Política de privacidad | Política de cookies