Acercándonos al masaje infantil

Sección: Terapias naturales

Publicación: Revista nº 58

El masaje infantil es una técnica sutil, tierna y agradable, que por medio de la estimulación táctil nos permite comunicar de una forma intensa con el mundo corporal y emocional del niño

El masaje infantil es una antigua tradición en muchas culturas que fue descubierta por Vimala Schneider, una mama americana, durante un viaje a la India en 1976. Tras esa experiencia, fundó la Asociación Internacional de Masaje Infantil (en España, Asociación Española de Masaje Infantil, AEMI).

El masaje infantil es el arte de la comunicación a través de las miradas, las sonrisas, el contacto, las palabras, el juego, que nos acercan a cada bebé tan único. El tacto es un poderoso medio para el desarrollo fisiológico, psicológico y emocional del niño. Es un nutriente que le beneficia tanto a el como a los padres y madres y/o personas más cercanas a el, estimulando y fortaleciendo los vínculos afectivos y la escucha mutua.

Muchos estudios demuestran que las caricias y el afecto entre el bebé y los que le rodean tiene un importante efecto positivo sobre su desarrollo, y el masaje infantil es uno de los más agradables y fáciles métodos para establecer este primer contacto.

El sentido del tacto es uno de los primeros en desarrollarse durante el embarazo: se cree que un embrión de ocho semanas ya es sensible al tacto.

Beneficios para los bebés de dos a seis meses

- Sueño: diversos estudios han demostrado que en los bebés a los que se les aplicó un masaje antes de dormir aumentaba la melatonina, una hormona que se segrega durante las horas de sueño, por lo que duermen mejor.

- Cólicos: mediante técnicas especificas de masaje, se ayuda a solucionar las incomodidades producidas por cólicos, gases y estreñimiento. Existe una secuencia específica para tratar estos problemas.

- Estimula el sistema inmunológico y potencia un mejor desarrollo del sistema nervioso. Ayuda al bebé a liberar tensiones al aprender cada día cosas nuevas.

- También contribuye a regular las funciones respiratoria, circulatoria y gastrointestinal.

En el caso de los bebés prematuros, diversos estudios han probado que aquellos que han recibido un masaje de 15 minutos en la unidad de neonatología, aumentan de peso (casi 50 g. más) frente a los que no lo han recibido, y tienen un mejor desarrollo, tanto físico como neurológico. Fueron dados de alta seis días antes que los demás.

Por su parte, los padres de bebés discapacitados encontraran en el masaje una manera de reforzar el vinculo afectivo y de aceptar a su bebé, además de potenciar la normalidad.

El principal beneficio es el incremento del vinculo afectivo entre los padres y el bebé mediante el masaje. Incluye los elementos esenciales para establecer ese vínculo: contacto con la mirada, piel a piel, sonrisas, abrazos, respuesta a los estímulos, etc. Es parecido a lo que ocurre con la lactancia materna.

El masaje infantil también está especialmente indicado como prevención en los casos de familias de riesgo y niños maltratados.

También en los centros de acogida de menores y en los casos de padres adoptivos es aconsejable el masaje infantil, ya que ayuda a fortalecer el vinculo entre el cuidador o los padres adoptivos y el bebé.

Es recomendable empezar por las piernas y los pies, porque es la parte de los bebés que está más receptiva. Un recién nacido ya ve con claridad a 20 cm. De distancia. Antes de empezar, pedimos permiso al bebé y le incitamos a relajarse mediante la técnica "manos que reposan".

Mi experiencia como madre
Me inscribí en el curso de masaje infantil por recomendación de una vecina, madre de un bebé de ocho meses, que hablaba maravillas sobre los beneficios del masaje ante los problemas de sueño y la desorientación habitual de las madres primerizas.

Ya el primer día comprobé con satisfacción como el masaje, además de ser beneficioso para mi bebé, de esos que los profesionales llaman "bebés despiertos" (inquietos, poco dormilones y con un ansia inagotable de aprender, examinar el mundo que les rodea y estar con los suyos), suponía también para mí una experiencia beneficiosa, placentera e importante en mi nuevo papel de madre. Ignoraba como el bebé precisa ser tocado y como el masaje incrementa extraordinariamente la relación afectiva entre padres e hijos.

En mi caso particular, tras la reincorporación al trabajo, una vez finalizada la escueta baja maternal, los primeros meses (que coincidieron con los cuatro y cinco meses de vida de mi pequeña) fueron especialmente duros y mis sentimientos contradictorios, incoherentes y, en ocasiones, desalentadores. Cuando estaba trabajando, sentía que me estaba perdiendo un tiempo precioso de la evolución y crecimiento de mi hija, que no se iba a repetir. Pero las horas en que no trabajaba y podía disfrutar con ella, también me sentía culpable por no poder dedicar el mismo tiempo al trabajo y a la empresa, que antes de ser madre.

Ante esta situación, la hora del masaje, tanto tras el baño como las de asistencia a los cursos, para mí, significaron un momento reservado solo para mí y mi bebé. En ese espacio de tiempo no era la abogada, la directora de revista, la ama de casa. Solo era la mama de Mireia y podía dedicarme plenamente a ella, aunque después, probablemente, me encontrara cinco o seis llamadas perdidas. La sonrisa de mi pequeña, que ya percibía desde los primeros meses, al inicio de los preparativos para realizarle el masaje, y la alegría de estar todos juntos, compensa con creces los agobios, no puede equipararse a nada más.

Y lo más importante: mi hija Mireia crecía sana y feliz. Ahora, después de unos anos con mi segunda hija, seguimos utilizando el masaje, si bien ahora para mitigar los celos entre hermanos...

Mónica Tornadijo Sabaté
Educadora de masaje infantil
Secretaria y asesora jurídica de AEMI
www.masajeinfantil.es

 

Otros Artículos de Terapias naturales

Ayurveda: el arte de vivir

Sección: Terapias naturales

Publicación: Revista nº 95

El Ayurveda más que una ciencia, es una forma de vida y puede adaptarse a todo tipo de personas; pues sean cuales sean sus hábitos, siempre hay pasitos que se pueden dar. Es uno de los sistemas de salud más antiguos del mundo y su nombre significa “conocimiento de la vida o de la longevidad”, es el arte de vivir

Osteopatía, una medicina integral

Sección: Terapias naturales

Publicación: Revista nº 63

La osteopatía o medicina osteopática está basada en unos sólidos principios biológicos y filosóficos, donde se estudia al ser humano como una entidad global, influenciado por factores tanto internos como externos.

Acercándonos al masaje infantil

Sección: Terapias naturales

Publicación: Revista nº 58

El masaje infantil es una técnica sutil, tierna y agradable, que por medio de la estimulación táctil nos permite comunicar de una forma intensa con el mundo corporal y emocional del niño

Osteopatía, la restauración del movimiento

Sección: Terapias naturales

Publicación: Revista nº 45

La osteopatía es una disciplina sanitaria en la que el profesional de la salud utiliza sus manos para hacer una valoración diagnóstica del paciente. Tras esto, trata las posibles lesiones en relación con las diferentes estructuras anatómico-funcionales del organismo. Para ello, siempre tiene en cuenta la unidad y la globalidad del ser humano, así como la interdependencia de todas las estructuras que lo forman

Reflexología podal: el pie, una estructura funcional perfecta

Sección: Terapias naturales

Publicación: Revista nº 42

Los pies pueden dividirse en varias zonas que representan exactamente las distintas partes del cuerpo humano. De este modo, si se manipulan estas zonas mediante presión, el efecto de este masaje llega directamente a las partes correspondientes del organismo. La reflexología podal activa la capacidad que tiene el ser humano para conectarse con su propio cuerpo y escuchar sus necesidades

 
© 2017 mi herbolario | Factor Ideas
Condiciones de uso | Política de privacidad | Política de cookies