Osteopatía, la restauración del movimiento

Sección: Terapias naturales

Publicación: Revista nº 45

La osteopatía es una disciplina sanitaria en la que el profesional de la salud utiliza sus manos para hacer una valoración diagnóstica del paciente. Tras esto, trata las posibles lesiones en relación con las diferentes estructuras anatómico-funcionales del organismo. Para ello, siempre tiene en cuenta la unidad y la globalidad del ser humano, así como la interdependencia de todas las estructuras que lo forman

El osteópata, después de haber hecho una concienzuda historia clínica del paciente, deberá realizar una minuciosa exploración del mismo para poder determinar que lesión o lesiones de movilidad, deslizamiento o fluctuación de estructuras están provocando los desequilibrios que sufre. Una vez determinadas, procederá a realizar las correcciones pertinentes para restaurar la correcta funcionalidad de las estructuras afectadas.

El “padre” de la osteopatía, el estadounidense Andrew Taylor Still, médico, ingeniero e inventor de artilugios mecánicos, descubrió que todo proceso patológico entrañaba una pérdida de movilidad de ciertas estructuras y descubrió, también que, restaurando dicha movilidad, el proceso patológico remitía. Investigando se dio cuenta de que la falta de movilidad aparecía previamente al proceso patológico, con lo que, profundizando en sus conocimientos de anatomía, llegó a establecer los conceptos, las leyes y los mecanismos de actuación, de lo que hoy conocemos como osteopatía. A partir de dichos conceptos, muchos otros osteópatas, como J. M. Litlejohn, Fryette, H. G. Shuterland, V. Freeman, Magoun, Barral, y un largo etcétera, han enriquecido y siguen enriqueciendo, el bagaje metodológico osteopático.

Qué trata la osteopatía
La osteopatía es conocida principalmente por tratar lesiones del sistema músculo-esquelético: dolor de espalda, dolores articulares, lesiones laborales o deportivas. Pero eso es una visión absolutamente limitada, sobre los campos de acción que tiene la osteopatía, ya que un simple dolor de espalda puede aparecer por causas puramente orgánicas, por ejemplo por un problema intestinal. Cualquier proceso orgánico provocará alteraciones a otras estructuras que, en principio, nada tienen que ver con el proceso original y que, en muchos casos, llevarán de cabeza a pacientes y a profesionales de la salud porque no podrán solucionarlos, ya que el causante del problema no está en la parte del cuerpo en la que se siente el dolor.

Éste es el motivo de lumbalgias que no mejoran con el tratamiento habitual, de procesos dolorosos de hombro que duran años, de cistitis que se repiten con demasiada frecuencia y un largísimo etc. Por lo que podemos decir que, exceptuando procesos tumorales e infecciosos, la osteopatía puede tratar o mejorar cualquier tipo de afectación que tenga que ver con dolor, limitación de movilidad, o que se repita con cierta frecuencia, ya que puede llegar a todas las estructuras del cuerpo, tanto las músculoesqueléticas, como las viscerales, o las energéticas, ya sea con técnicas estructurales directas, o con técnicas suaves e indoloras como las funcionales o las craneales.

Contraindicaciones
La osteopatía no trata procesos tumorales ni infecciosos, aunque sí que puede tratar al paciente que los sufre, consiguiendo mejorar el estado general del mismo, pudiendo aliviar parte de su sintomatología, con lo que aumentará su calidad de vida. Nunca debe darse al paciente falsas esperanzas sobre su curación. La osteopatía no trata enfermedades, trata pacientes que sufren una enfermedad.

Aparte de los procesos antes mencionados, las limitaciones de la osteopatía son las que puedan dictar el sentido común, los conocimientos del osteópata y la confianza del paciente. Si un paciente no soporta el contacto físico de otra persona, difícilmente se dejará tratar por un osteópata, ya que éste, en su tratamiento, debe tocarlo, ejercer presiones, movilizarlo, hacer las pertinentes correcciones, etc.

No se puede tratar de la misma manera a un bebé que a un adolescente. Ni a éste igual que a un anciano. No se trata igual a una persona convaleciente de un proceso grave, que a otro con buen estado de salud. Existen multitud de técnicas osteopáticas, unas más suaves, otras más duras, para poder tratar, de forma adecuada, cada tipo de paciente y cada tipo de lesión.

Situación legal
Para poder ejercer como osteópata, en algunos países de la Comunidad Europea, hace falta haber cursado cinco años de formación específica en una escuela de osteopatía, unas 5.000 horas lectivas, como es el caso de Reino Unido o Bélgica. En otros como en Francia, Noruega, o Dinamarca, debes tener una formación de entre 1.500 y 2.000 horas después de una formación sanitaria (medicina o fisioterapia). En España, sin embargo, no existe una reglamentación, ya que no se reconoce la profesión de osteopatía.

El Registro de los Osteópatas de España, ROE, sólo admite como miembros a aquellos profesionales que han tenido una formación específica de osteopatía de 1.500 horas lectivas, después de una formación sanitaria. O aquellos que han hecho una formación de 5.000 horas a partir de COU.

Juli Bustos, Presidente del Registro de los Osteópatas de España

 

Otros Artículos de Terapias naturales

Ayurveda: el arte de vivir

Sección: Terapias naturales

Publicación: Revista nº 95

El Ayurveda más que una ciencia, es una forma de vida y puede adaptarse a todo tipo de personas; pues sean cuales sean sus hábitos, siempre hay pasitos que se pueden dar. Es uno de los sistemas de salud más antiguos del mundo y su nombre significa “conocimiento de la vida o de la longevidad”, es el arte de vivir

Osteopatía, una medicina integral

Sección: Terapias naturales

Publicación: Revista nº 63

La osteopatía o medicina osteopática está basada en unos sólidos principios biológicos y filosóficos, donde se estudia al ser humano como una entidad global, influenciado por factores tanto internos como externos.

Acercándonos al masaje infantil

Sección: Terapias naturales

Publicación: Revista nº 58

El masaje infantil es una técnica sutil, tierna y agradable, que por medio de la estimulación táctil nos permite comunicar de una forma intensa con el mundo corporal y emocional del niño

Osteopatía, la restauración del movimiento

Sección: Terapias naturales

Publicación: Revista nº 45

La osteopatía es una disciplina sanitaria en la que el profesional de la salud utiliza sus manos para hacer una valoración diagnóstica del paciente. Tras esto, trata las posibles lesiones en relación con las diferentes estructuras anatómico-funcionales del organismo. Para ello, siempre tiene en cuenta la unidad y la globalidad del ser humano, así como la interdependencia de todas las estructuras que lo forman

Reflexología podal: el pie, una estructura funcional perfecta

Sección: Terapias naturales

Publicación: Revista nº 42

Los pies pueden dividirse en varias zonas que representan exactamente las distintas partes del cuerpo humano. De este modo, si se manipulan estas zonas mediante presión, el efecto de este masaje llega directamente a las partes correspondientes del organismo. La reflexología podal activa la capacidad que tiene el ser humano para conectarse con su propio cuerpo y escuchar sus necesidades

 
© 2017 mi herbolario | Factor Ideas
Condiciones de uso | Política de privacidad | Política de cookies