Diente de León, un soplo de salud

Sección: Plantas que curan

Publicación: Revista nº 56

De pequeños, todos hemos cogido un Diente de León de algún jardín, para soplar sobre él y ver cómo sus diminutas hebras blancas se iban esparciendo por el aire. Pero lo que mucha gente no sabe es que esta planta tan divertida, también tiene propiedades beneficiosas para el organismo

El Diente de León es una planta herbácea, perteneciente a la familia de las compuestas, común y muy abundante en nuestros suelos. No se tiene constancia de dónde está su origen, pero en la actualidad es una planta que podemos hallar, prácticamente, en cualquier parte del mundo. Se encuentra fácilmente en los caminos, pastizales y prados y, sobre todo, en jardines, a veces en tanta cantidad que es considerada mala hierba o maleza por los jardineros.

Sus hojas son alternas, en forma triangular, y con márgenes dentados y agudos. Forman una roseta basal y brotan casi directamente de la raíz, ya que el tallo es muy corto. El fruto del Diente de León es un aquenio que, al madurar, forma una especie de globo de color blanco. Las partes más utilizadas de esta planta son las hojas y la raíz.

El Diente de León ya era conocido en el siglo XVI como una planta útil con fines medicinales. Por ejemplo, Andrea Narro Millán, diplomada en Nutrición y Dietética de Eladiet, cuenta que "el médico y botánico Leonhart Fuchs la recomendaba para el dolor de estómago, como astringente y antidiarreico".

Propiedades
Al tratarse de una planta tan común y que tan fácilmente puede encontrarse en todas partes, se entiende que los estudios sobre ella no sean tan abundantes. Sin embargo, sí existen algunas investigaciones que demuestran sus beneficios. Andrea Narro explica que "las raíces y las hojas contienen sustancias amargas (como el Lactucopicrina), derivados del ácido caféico, inulina, fitoesteroles y sales potásicas. La combinación de estos componentes confiere una acción sinérgica, que aporta propiedades depurativas, por su acción diurética y por su acción colerética y colagoga (estimula la producción y liberación de bilis a través de la vesícula biliar). Además, por su aporte de principios amargos ofrece cualidades eupépticas (favorece la digestión de los alimentos). Y, por el contenido en inulina, tiene también una acción levemente laxante".

Por todas estas propiedades, el Diente de León se ha usado tradicionalmente en "trastornos hepato-biliares, porque facilita la función del hígado y la vesícula biliar; digestiones pesadas y dolores producidos por la digestión; todos los casos de retención de líquidos, ya que favorece el correctoequilibrio hídrico; situaciones depurativas, pues es particularmente útil en las limpiezas de la piel de las llamadas 'curas de primavera'; y casos de estreñimiento", añade Andrea Narro.

Al igual que ocurre con el resto de plantas medicinales, el Diente de León puede consumirse de diferentes formas. En uso interno, puede tomarse como infusión, cápsulas, comprimidos, tinturas o extracto fluido. Además, también puede usarse de forma externa. En este caso, por ejemplo, la de decocción de tallos, hojas y yemas suele utilizarse para clarificar los ojos; el zumo, en colirios, para las verrugas; y el agua destilada, en lavados para las manchas de la cara.

Precauciones
Aunque se trata de una planta que no es tóxica en absoluto, siempre hay que tener en cuenta que cada persona y cada cuerpo es un mundo, por lo que siempre hay que consultar con los expertos en caso de duda. Andrea Narro, por ejemplo, advierte de que el Diente de León "ocasionalmente, en individuos sensibles, puede provocar ligeras molestias gástricas, por un posible aumento de la acidez debido a su contenido en sustancias amargas. Además, no debe utilizarse en casos de obstrucción de los conductos biliares, por ser un potente colagogo. Por falta de datos, no se aconseja su uso en embarazo y lactancia sin supervisión médica. Por último, no debe utilizarse en caso de alergias a plantas de la familia de las compuestas"
.

 

Otros Artículos de Plantas que curan

Las mujeres también padecen falta de deseo sexual

Sección: Plantas que curan

Publicación: Revista nº 67

La disfunción sexual femenina puede ser perfectamente comparable al problema de la impotencia que sufren los hombres y, curiosamente, la incidencia entre las mujeres es mucho mayor

Controla la diabetes con plantas medicinales

Sección: Plantas que curan

Publicación: Revista nº 65

La diabetes es una enfermedad crónica caracterizada por un aumento de los niveles de glucosa en la sangre, que padecen cerca de 3 millones de personas en España. Es un problema de salud que no debemos dejar de lado, como se pone de manifiesto cada 14 de noviembre, en el Día Mundial de la Diabetes

Cola de caballo, una planta muy versátil

Sección: Plantas que curan

Publicación: Revista nº 64

La cola de caballo es una de las especies vegetales más antiguas de la Tierra. Podemos encontrarla tanto en Europa como en América del Norte y Asia. En la actualidad, la cola de caballo es una de las plantas medicinales más consumidas en el mundo

Botiquín natural para un verano redondo

Sección: Plantas que curan

Publicación: Revista nº 63

Llega el verano, y con él las tan deseadas vacaciones, en las que disfrutaremos de días plácidos de ocio y descanso. Para que nada nos amargue estas merecidas vacaciones, nada mejor que llevar con nosotros un pequeño botiquín natural que pueda ayudarnos con los inconvenientes típicos de la estación.

El resurgir de la salvia

Sección: Plantas que curan

Publicación: Revista nº 62

Originaria del Mediterráneo, la salvia es la planta medicinal más cultivada en todo el mundo, por sus numerosos beneficios para la salud, especialmente cuando se combina con otras plantas para tratar ciertos problemas. Pero también es ampliamente conocida por su versatilidad en la cocina, al ser utilizada desde muy antiguo para aromatizar todo tipo de platos.

Cistitis, remedios naturales y eficaces

Sección: Plantas que curan

Publicación: Revista nº 60

La cistitis es una inflamación de la vejiga. Esta enfermedad es común en las mujeres pero también puede sufrirla el hombre, sobre todo si tiene problemas de próstata

Castaño de Indias y Vid Roja, cómplices de la circulación

Sección: Plantas que curan

Publicación: Revista nº 58

Existen enfermedades que aparecen con mayor frecuencia o se agravan en determinadas épocas del año: depresiones en primavera y otoño, procesos catarrales en invierno, alergias también en primavera, migrañas durante las tormentas eléctricas, etc. Nuestro organismo tampoco es ajeno a la llegada del calor, donde entre otras cosas, la pesadez de piernas, el edema de tobillos o el dolor provocado por varices, delatan el empeoramiento de nuestro sistema circulatorio venoso

Plasiflora, calma tu cuerpo y tu mente

Sección: Plantas que curan

Publicación: Revista nº 58

También conocida como flor de la pasión, la pasiflora es uno de los mejores remedios contra todo tipo de estados de nerviosismo. Esta planta, originaria de Brasil y Perú, es rica en flavonoides, que ejercen un efecto calmante sobre el sistema nervioso, ayudando a reducir el estrés y la ansiedad y permitiendo un sueño reparador. Por eso, si las tensiones del trabajo, los problemas familiares o los contratiempos económicos te impiden mantener un equilibrio, la pasiflora es tu gran aliada

Diente de León, un soplo de salud

Sección: Plantas que curan

Publicación: Revista nº 56

De pequeños, todos hemos cogido un Diente de León de algún jardín, para soplar sobre él y ver cómo sus diminutas hebras blancas se iban esparciendo por el aire. Pero lo que mucha gente no sabe es que esta planta tan divertida, también tiene propiedades beneficiosas para el organismo

Las migrañas que nos traen de cabeza

Sección: Plantas que curan

Publicación: Revista nº 54

Se calcula que aproximadamente un 10% de la población sufre migrañas. Este mal, más frecuente en mujeres, puede verse aliviado, gracias a las diferentes posibilidades que la naturaleza nos ofrece, y sin tener que recurrir a los fármacos

Flores de Bach, el dominio de las emociones

Sección: Plantas que curan

Publicación: Revista nº 42

Esta serie de esencias naturales, descubiertas por Edward Bach entre los años 1926 y 1934, son utilizadas para tratar una multitud de estados de origen emocional. El sistema floral está compuesto por 38 remedios, realizados a partir de treinta y cuatro flores silvestres y tres de cultivo. El último de los preparados no se trata de una flor, sino que es sencillamente agua de manantial

 
© 2017 mi herbolario | Factor Ideas
Condiciones de uso | Política de privacidad | Política de cookies