Flores de Bach, el dominio de las emociones

Sección: Plantas que curan

Publicación: Revista nº 42

Esta serie de esencias naturales, descubiertas por Edward Bach entre los años 1926 y 1934, son utilizadas para tratar una multitud de estados de origen emocional. El sistema floral está compuesto por 38 remedios, realizados a partir de treinta y cuatro flores silvestres y tres de cultivo. El último de los preparados no se trata de una flor, sino que es sencillamente agua de manantial

En las primeras décadas del siglo pasado, el doctor Edward Bach concibió una teoría según la cual, las enfermedades físicas que afectan a los seres vivos tienen su origen en un desequilibrio emocional. Esta idea le llevó a probar con sus pacientes algunos remedios que había creado a partir de ciertas flores. Comienza entonces a recetar estos preparados, tomando como referencia la personalidad del enfermo, en lugar de los síntomas que presenta. Según este supuesto, para corregir una dolencia física es necesario primero reparar los problemas emocionales. En palabras del propio doctor Bach: “la enfermedad no existe, lo tratable es la actitud de la persona que la sufre. No hay enfermedades, sino enfermos”.

Según las investigaciones del doctor Bach, toda enfermedad tiene asociada una emoción negativa. Por ello, para poder corregirla, hay que reparar primero los problemas emocionales. Si no, es muy posible que la dolencia vuelva a aparecer. De este modo, tal y como explica Carmen Risueño, terapeuta floral integrativa, “las flores de Bach pueden tratar cualquier tipo de molestia o trastorno físico-orgánico. Sobre todo, porque será abordado desde el punto de la vivencia de la persona que sufre tales trastornos, no del trastorno en sí. Sus sensaciones, sus sentimientos y lo que experimenta con su malestar, eso es lo que importa tratar”. Jaume Queral, director de la Escuela Internacional de Flores de Bach, añade que “no tratamos enfermedades y síntomas, sino enfermos y personas. Esto nos abre un espectro enorme en cuanto a la salud integral, lo que incluye los casos degenerativos, donde la enfermedad no podrá ser tratada en cuanto a su resolución, pero sí aumentará el estado de ánimo del enfermo, mejorará su calidad de vida y, en el peor de los casos, será una herramienta fundamental de transición, tanto para el enfermo como para sus allegados”.

Lo ideal es que sea una persona cualificada la que indique qué remedio será el más efectivo en cada caso, o si es necesario utilizar más de uno. Las flores pueden combinarse entre sí de muchas maneras, de tal modo que incluso pueden mezclarse esencias que en un principio pueden estar indicadas para estados totalmente opuestos. No se recomienda, en cualquier caso, utilizar más de siete remedios juntos. También se dice que no se deben tomar más de cuatro gotas en cada toma. Jaume Queral explica que “cuando oímos hablar de tantas gotas de esta flor, tantas de otra, es que el conocimiento de la persona que nos las recomienda será alto en otras técnicas, pero no en Flores de Bach. El sistema emocional funciona por frecuencias, no por dosis y, por tanto, nos darán mejor resultado más tomas de cuatro gotas, que no las cuatro tomas recomendadas con muchas gotas. Porque nos reconforta más recibir en la lejanía una carta de una página cada semana del ser querido, que no una carta de 60 páginas sólo una vez al año. Cada vez que tomamos cuatro gotas, enviamos una información a nuestro centro emocional y es más importante enviarlo más veces, que no menos veces y más cargadas. No obstante, cuatro tomas al día de cuatro gotas suelen ser suficientes, excepto en casos que necesiten un tratamiento muy urgente”.

Las flores se pueden dividir en grupos según el tipo de emoción general para la que están recomendadas. Las flores de Bach carecen de efectos secundarios y hay casos en los que, con su simple uso, se logran efectos sorprendentes. Sin embargo, Carmen Risueño, que además es docente en terapia floral, concreta que “en otros casos, es preciso tratar además con medicamentos. Por ejemplo, en trastornos graves de la personalidad, el paciente se examinará con un médico psiquiatra y además asistirá a terapia regulada con su terapeuta floral, revisando y recomponiendo aquellas zonas de su personalidad y de su vida, que va conociendo como desprotegidas o descontroladas. En caso de una enfermedad degenerativa, la persona acudirá a su médico alópata, si decide inclinarse por este tipo de tratamiento con medicamentos, pero además, podrá tratar sus estados emocionales con los remedios de Bach”. Jaume Queral cuenta que “las flores constituyen una terapia eficaz por sí misma, pero no hay ningún problema en utilizarlas con cualquier tipo de tratamiento por ser compatibles con todos, dada su naturaleza vibracional. A veces la persona necesita complementar su tratamiento con el fin de poder ayudar al sufrimiento de la parte física y no hay ningún problema en ello, dada la ausencia de principios activos que favorece su inocuidad. De hecho, cualquier tratamiento reforzado con Flores de Bach mejorará sus resultados”.

Cualquier persona es apta para poder tomar flores de Bach. Desde niños hasta ancianos, pasando por mujeres embarazadas. Siempre, por supuesto, supervisados por una persona que tenga los conocimientos adecuados. Incluso pueden utilizarse en animales y en plantas. La forma más habitual en la que se suelen tomar es ingiriendo. Carmen Risueño relata las pautas: “Los tratamientos recomendados tendrán primero una fase de impregnación, utilizando los remedios en forma de masaje, baños o cremas, por ejemplo. Después, si los estados son agudos, se deben tomar cuatro gotas de la preparación diluidas en agua de manantial ó mineral, repartidos en varias tomas al día, hasta la mejoría ó cese de los síntomas. En los casos de cronicidad y/o repetición de síntomas, la dosis será de 4 gotas del preparado diluido y distribuido en cuatro o seis veces al día”.

Teniendo en cuenta que la administración oral de las Flores de Bach debe estar siempre supervisada por una persona con conocimientos en la materia, hay también otras formas de aplicación de los remedios. Mezclando unas gotas con aceite, resulta ideal para dar masajes. Y si se mezclan con cremas, aceites o lociones se consigue una forma fácil de uso. Añadiéndolas en agua caliente proporcionan un agradable baño. En casos de congestión o problemas en el aparato respiratorio, también pueden utilizarse para realizar inhalaciones. Para otro tipo de dolencias, es recomendable aplicar compresas húmedas, tanto frías como calientes, impregnadas en las flores. Por último, en forma vaporizada son ideales para refrescar y perfumar ambientes cargados, como pueden ser aquellos lugares en los que haya enfermos.

 

Otros Artículos de Plantas que curan

Las mujeres también padecen falta de deseo sexual

Sección: Plantas que curan

Publicación: Revista nº 67

La disfunción sexual femenina puede ser perfectamente comparable al problema de la impotencia que sufren los hombres y, curiosamente, la incidencia entre las mujeres es mucho mayor

Controla la diabetes con plantas medicinales

Sección: Plantas que curan

Publicación: Revista nº 65

La diabetes es una enfermedad crónica caracterizada por un aumento de los niveles de glucosa en la sangre, que padecen cerca de 3 millones de personas en España. Es un problema de salud que no debemos dejar de lado, como se pone de manifiesto cada 14 de noviembre, en el Día Mundial de la Diabetes

Cola de caballo, una planta muy versátil

Sección: Plantas que curan

Publicación: Revista nº 64

La cola de caballo es una de las especies vegetales más antiguas de la Tierra. Podemos encontrarla tanto en Europa como en América del Norte y Asia. En la actualidad, la cola de caballo es una de las plantas medicinales más consumidas en el mundo

Botiquín natural para un verano redondo

Sección: Plantas que curan

Publicación: Revista nº 63

Llega el verano, y con él las tan deseadas vacaciones, en las que disfrutaremos de días plácidos de ocio y descanso. Para que nada nos amargue estas merecidas vacaciones, nada mejor que llevar con nosotros un pequeño botiquín natural que pueda ayudarnos con los inconvenientes típicos de la estación.

El resurgir de la salvia

Sección: Plantas que curan

Publicación: Revista nº 62

Originaria del Mediterráneo, la salvia es la planta medicinal más cultivada en todo el mundo, por sus numerosos beneficios para la salud, especialmente cuando se combina con otras plantas para tratar ciertos problemas. Pero también es ampliamente conocida por su versatilidad en la cocina, al ser utilizada desde muy antiguo para aromatizar todo tipo de platos.

Cistitis, remedios naturales y eficaces

Sección: Plantas que curan

Publicación: Revista nº 60

La cistitis es una inflamación de la vejiga. Esta enfermedad es común en las mujeres pero también puede sufrirla el hombre, sobre todo si tiene problemas de próstata

Castaño de Indias y Vid Roja, cómplices de la circulación

Sección: Plantas que curan

Publicación: Revista nº 58

Existen enfermedades que aparecen con mayor frecuencia o se agravan en determinadas épocas del año: depresiones en primavera y otoño, procesos catarrales en invierno, alergias también en primavera, migrañas durante las tormentas eléctricas, etc. Nuestro organismo tampoco es ajeno a la llegada del calor, donde entre otras cosas, la pesadez de piernas, el edema de tobillos o el dolor provocado por varices, delatan el empeoramiento de nuestro sistema circulatorio venoso

Plasiflora, calma tu cuerpo y tu mente

Sección: Plantas que curan

Publicación: Revista nº 58

También conocida como flor de la pasión, la pasiflora es uno de los mejores remedios contra todo tipo de estados de nerviosismo. Esta planta, originaria de Brasil y Perú, es rica en flavonoides, que ejercen un efecto calmante sobre el sistema nervioso, ayudando a reducir el estrés y la ansiedad y permitiendo un sueño reparador. Por eso, si las tensiones del trabajo, los problemas familiares o los contratiempos económicos te impiden mantener un equilibrio, la pasiflora es tu gran aliada

Diente de León, un soplo de salud

Sección: Plantas que curan

Publicación: Revista nº 56

De pequeños, todos hemos cogido un Diente de León de algún jardín, para soplar sobre él y ver cómo sus diminutas hebras blancas se iban esparciendo por el aire. Pero lo que mucha gente no sabe es que esta planta tan divertida, también tiene propiedades beneficiosas para el organismo

Las migrañas que nos traen de cabeza

Sección: Plantas que curan

Publicación: Revista nº 54

Se calcula que aproximadamente un 10% de la población sufre migrañas. Este mal, más frecuente en mujeres, puede verse aliviado, gracias a las diferentes posibilidades que la naturaleza nos ofrece, y sin tener que recurrir a los fármacos

Flores de Bach, el dominio de las emociones

Sección: Plantas que curan

Publicación: Revista nº 42

Esta serie de esencias naturales, descubiertas por Edward Bach entre los años 1926 y 1934, son utilizadas para tratar una multitud de estados de origen emocional. El sistema floral está compuesto por 38 remedios, realizados a partir de treinta y cuatro flores silvestres y tres de cultivo. El último de los preparados no se trata de una flor, sino que es sencillamente agua de manantial

 
© 2017 mi herbolario | Factor Ideas
Condiciones de uso | Política de privacidad | Política de cookies