Cola de caballo, una planta muy versátil

Sección: Plantas que curan

Publicación: Revista nº 64

La cola de caballo es una de las especies vegetales más antiguas de la Tierra. Podemos encontrarla tanto en Europa como en América del Norte y Asia. En la actualidad, la cola de caballo es una de las plantas medicinales más consumidas en el mundo

La cola de caballo es una de las especies vegetales más antiguas de la Tierra. Durante la era paleozoica, hace más de 400 millones de años, esta planta llegó a alcanzar alturas enormes y formar bosques enteros.

Su aspecto primitivo nos remonta a aquellos primeros vegetales poco evolucionados, que comenzaban a dar sus primeros pasos en su adaptación e interrelación con el mundo mineral, el agua y la luz.

La cola de caballo, cuyo nombre científico es el de Equisetum arvense, pertenece a la familia de las Equisetáceas, su nombre botánico deriva de “Equus” caballo y de “sacta” cerda, ya que sus tallos son tan duros como las crines de los caballos. El epíteto “arvensis” que indica la variedad significa campo, designando de esta manera el hábitat natural de la planta. Otros nombres con los que se denomina comúnmente a esta planta es el de cola de rata, cañuela, carricillo o limpia plata.

Morfológicamente el Equisetum es una planta de no más de 3 palmos de altura. Posee un rizoma del cual salen dos clases de tallos: los fértiles, que presentan en sus extremos unos esporangios que maduran en primavera y se secan en invierno y los tallos estériles, que son ramificados, huecos, de color verde a blanquecino con unas costillas convexas y bien marcadas. Estos últimos, los estériles, son de gran interés para la Fitoterapia, ya que en ellos se encuentran los principios activos que confieren a la planta sus propiedades medicinales. Destacamos entre otros, la presencia de magnesio, sales de sílice, potasio, manganeso, aluminio, equisetomina, taninos, calcio, vitamina C y resina.

La cola de caballo es una planta con una distribución muy cosmopolita, podemos encontrarla tanto en Europa como en América del Norte y Asia. Sus lugares preferidos son las zonas húmedas y suelos arenosos, por lo que las orillas de los ríos, pantanos, lagos o pequeños cursos de agua serán el entorno ideal para su desarrollo y proliferación. Si se decide recolectar personalmente, es importante saber identificar la especie exacta, ya que existen otras muy parecidas que pueden provocar intolerancia o toxicidad.

La cola de caballo se conoce desde hace siglos, aunque no siempre ha sido por sus propiedades medicinales, que serán descubiertas mucho tiempo después. Al principio, el uso del Equisetum se limitaba a la utilización de sus cenizas para limpiar y abrillantar la vajilla de peltre, efecto que se conseguía gracias a su alto contenido en ácido silícico. Posteriormente, en la Antigua Grecia los médicos griegos serán los primeros que empezarán a utilizarla como planta medicinal para sanar y curar heridas.

Galeno, uno de los padres de la medicina, la utilizaba hervida como diurético, para reforzar huesos, tendones doloridos y las articulaciones, ya que las altas concentraciones del ácido silícico que contiene son fundamentales en el proceso de regeneración de los tejidos. Dioscórides la calificó de diurética y para cortar las hemorragias internas.

En la actualidad, podemos decir que la cola de caballo es una de las plantas medicinales más consumidas en el mundo, posee una gran variedad de acciones farmacológicas, aunque la más conocida sea su función diurética asociada al tratamiento de la obesidad, pero también como antirreumática, astringente, antianémica, remineralizante y hemostática (capacidad para detener una hemorragia).

Entre sus múltiples indicaciones la cola de caballo nos puede ser útil para tratar problemas como la hiperuricemia (exceso de ácido úrico), oliguria (disminución en la producción de orina), retención de líquidos y edemas (pudiendo aumentar hasta un 30% la secreción de orina), prostatitis, cálculos renales, hipertensión, osteoporosis, convalecencia, anemia, metrorragias, reumatismo, coadyuvante en infecciones urinarias, consolidación de fracturas, cabellos, uñas frágiles o quebradizas y regenerador celular.

Se puede utilizar por vía tópica para tratar pequeñas quemaduras y lesiones cutáneas por su efecto astringente y dermatológico, en forma de lavados para las hemorroides y en taponamientos nasales en casos de epistaxis.

La cola de caballo, como en el resto de las plantas medicinales que sean “naturales”, no quiere decir que sean inocuas, por lo que debemos tener siempre en cuenta sus contraindicaciones, interacciones y precauciones.

La cola de caballo no deberá utilizarse en caso de enfermedades cardíacas o renales graves, ni durante la lactancia, embarazo o en niños pequeños. Se deberá tener precaución en personas con gastritis y úlcera gastroduodenal, enfermedades cardíacas o renales, o si se están tomando hipotensores, corticoides o anticoagulantes.

Se recomienda utilizarla en periodos cortos de tiempo y a dosis adecuadas para evitar problemas de sobredosis, así como asegurar una correcta ingesta de agua, de hasta dos litros al día para evitar deshidrataciones.

Pero no hay por qué alarmarse, la cola de caballo, como cualquier otra planta es segura, si se utiliza correctamente. En caso de duda siempre es recomendable consultar con un profesional antes de empezar cualquier tratamiento.

La cola de caballo, una planta primitiva y silvestre, ha llegado hasta nuestros días para beneficio de nuestra salud.

• José Antonio Areste
Diplomado en enfermería y fitoterapia

 

Otros Artículos de Plantas que curan

Las mujeres también padecen falta de deseo sexual

Sección: Plantas que curan

Publicación: Revista nº 67

La disfunción sexual femenina puede ser perfectamente comparable al problema de la impotencia que sufren los hombres y, curiosamente, la incidencia entre las mujeres es mucho mayor

Controla la diabetes con plantas medicinales

Sección: Plantas que curan

Publicación: Revista nº 65

La diabetes es una enfermedad crónica caracterizada por un aumento de los niveles de glucosa en la sangre, que padecen cerca de 3 millones de personas en España. Es un problema de salud que no debemos dejar de lado, como se pone de manifiesto cada 14 de noviembre, en el Día Mundial de la Diabetes

Cola de caballo, una planta muy versátil

Sección: Plantas que curan

Publicación: Revista nº 64

La cola de caballo es una de las especies vegetales más antiguas de la Tierra. Podemos encontrarla tanto en Europa como en América del Norte y Asia. En la actualidad, la cola de caballo es una de las plantas medicinales más consumidas en el mundo

Botiquín natural para un verano redondo

Sección: Plantas que curan

Publicación: Revista nº 63

Llega el verano, y con él las tan deseadas vacaciones, en las que disfrutaremos de días plácidos de ocio y descanso. Para que nada nos amargue estas merecidas vacaciones, nada mejor que llevar con nosotros un pequeño botiquín natural que pueda ayudarnos con los inconvenientes típicos de la estación.

El resurgir de la salvia

Sección: Plantas que curan

Publicación: Revista nº 62

Originaria del Mediterráneo, la salvia es la planta medicinal más cultivada en todo el mundo, por sus numerosos beneficios para la salud, especialmente cuando se combina con otras plantas para tratar ciertos problemas. Pero también es ampliamente conocida por su versatilidad en la cocina, al ser utilizada desde muy antiguo para aromatizar todo tipo de platos.

Cistitis, remedios naturales y eficaces

Sección: Plantas que curan

Publicación: Revista nº 60

La cistitis es una inflamación de la vejiga. Esta enfermedad es común en las mujeres pero también puede sufrirla el hombre, sobre todo si tiene problemas de próstata

Castaño de Indias y Vid Roja, cómplices de la circulación

Sección: Plantas que curan

Publicación: Revista nº 58

Existen enfermedades que aparecen con mayor frecuencia o se agravan en determinadas épocas del año: depresiones en primavera y otoño, procesos catarrales en invierno, alergias también en primavera, migrañas durante las tormentas eléctricas, etc. Nuestro organismo tampoco es ajeno a la llegada del calor, donde entre otras cosas, la pesadez de piernas, el edema de tobillos o el dolor provocado por varices, delatan el empeoramiento de nuestro sistema circulatorio venoso

Plasiflora, calma tu cuerpo y tu mente

Sección: Plantas que curan

Publicación: Revista nº 58

También conocida como flor de la pasión, la pasiflora es uno de los mejores remedios contra todo tipo de estados de nerviosismo. Esta planta, originaria de Brasil y Perú, es rica en flavonoides, que ejercen un efecto calmante sobre el sistema nervioso, ayudando a reducir el estrés y la ansiedad y permitiendo un sueño reparador. Por eso, si las tensiones del trabajo, los problemas familiares o los contratiempos económicos te impiden mantener un equilibrio, la pasiflora es tu gran aliada

Diente de León, un soplo de salud

Sección: Plantas que curan

Publicación: Revista nº 56

De pequeños, todos hemos cogido un Diente de León de algún jardín, para soplar sobre él y ver cómo sus diminutas hebras blancas se iban esparciendo por el aire. Pero lo que mucha gente no sabe es que esta planta tan divertida, también tiene propiedades beneficiosas para el organismo

Las migrañas que nos traen de cabeza

Sección: Plantas que curan

Publicación: Revista nº 54

Se calcula que aproximadamente un 10% de la población sufre migrañas. Este mal, más frecuente en mujeres, puede verse aliviado, gracias a las diferentes posibilidades que la naturaleza nos ofrece, y sin tener que recurrir a los fármacos

Flores de Bach, el dominio de las emociones

Sección: Plantas que curan

Publicación: Revista nº 42

Esta serie de esencias naturales, descubiertas por Edward Bach entre los años 1926 y 1934, son utilizadas para tratar una multitud de estados de origen emocional. El sistema floral está compuesto por 38 remedios, realizados a partir de treinta y cuatro flores silvestres y tres de cultivo. El último de los preparados no se trata de una flor, sino que es sencillamente agua de manantial

 
© 2017 mi herbolario | Factor Ideas
Condiciones de uso | Política de privacidad | Política de cookies