Rosa Mosqueta, sinónimo de belleza en la piel

Sección: Estética y belleza

Publicación: Revista nº 60

El aceite obtenido del fruto de la Rosa Mosqueta es utilizado en numerosos tratamientos de la piel. El incremento de su uso y el creciente interés ha generado una fuerte investigación

La piel es el espejo del alma, el espejo de nuestros sentimientos y nuestro estado de ánimo. Todos hemos experimentado los síntomas cuando enrojecemos de vergüenza, cuando palidecemos al sentir miedo o se nos eriza el cabello ante un susto. Por el contrario, todos hemos visto el brillo especial de la piel emitido por personas felices. En definitiva, la piel dice lo que sentimos.

La piel, a diferencia de lo que se piensa, es el órgano más complejo de nuestro cuerpo. Actúa de frontera entre nuestro medio interno y el mundo que nos rodea, además establece una estrecha relación con numerosos estados fisiológicos, como la nutrición, el estrés o la fatiga.

Para muchas personas la piel es su "carta de presentación" y precisan de una piel saludable para sentirse bien. Es la razón por la que los cuidados y terapias de la piel recobran fuerza. Sin embargo, para acertar con los cuidados  adecuados, es necesario reservarse algo de tiempo, tiempo necesario para conocer qué necesita nuestra piel y las influencias que nuestro estilo de vida ejerce sobre ella.

En esta ocasión, os planteo que descubráis la Rosa Mosqueta, como ingrediente en el mantenimiento de la salud de nuestra piel.

Resulta paradójico conocer la historia de la Rosa Mosqueta; en esta ocasión no se trata de un uso milenario, pero su repercusión en las últimas décadas ha supuesto una revolución en el mundo de la dermocosmética. La Rosa Mosqueta (Rosa aff Rubiginosa) es una planta silvestre originaria de Europa Central. Sorprende que nunca fuera valorada ni por sus flores, ni por sus frutos, sino, nada más y nada menos, que por sus espinas. Fue utilizada para elaborar límites entre terrenos. Fue con este fin, por el que fue llevado a América, durante su conquista, siendo en Argentina y Chile donde las condiciones climáticas y el suelo han propiciado un excelente desarrollo de la Rosa Mosqueta y de unas propiedades inmejorables.

Igual de sorprendente, resulta conocer cómo se descubrieron sus propiedades: esta vez no fueron químicos, sino un grupo de ingenieros chilenos los que observaron que ciertos animales de cría, que se alimentaban del fruto de la Rosa Mosqueta, poseían unas buenas propiedades de su piel. Tras numerosos estudios, se le atribuyó esta propiedad al fruto y se comenzó a investigar sus contribuciones a la piel.

Desde entonces, el aceite obtenido del fruto de la Rosa Mosqueta es utilizado en numerosos tratamientos de la piel. El incremento de su uso y el creciente interés ha generado una fuerte investigación. Conozcamos entonces un poco más sobre este aceite:

Como ya he citado, el éxito dermocosmético de la Rosa Mosqueta radica en su fruto. De él, se obtiene el aceite de Rosa Mosqueta. Para su obtención, existen diversas técnicas de extracción, que comienzan una vez finalizada la minuciosa tarea de recolección y selección del fruto:

Presión en frio: Tras una molienda se ejerce presión, sin sobrepasar los 50º C; de esta manera no se alteran las propiedades físico-químicas del proceso. Como paso final, se procede al filtrado del líquido.

Método químico: Tras la molienda, se añaden productos químicos, para extraer los principios activos. Posteriormente, se procede a un proceso de refinado de aceite, con el fin de eliminar los disolventes empleados. Para ello, se utiliza calor, por lo que se puede perder alguna de las propiedades.

¿Quiénes son los verdaderos responsables de las propiedades del aceite de Rosa Mosqueta? El 95% de su composición está constituido por ácidos grasos esenciales poliinsaturados (ácidos que el cuerpo no puede sintetizar y es necesario incorporarlos a través de la dieta) ácido linoleico, linolénico, palmítico, esteárico y oleico. El 5% restante corresponde a Vitamina C (contiene 1183 mg/100g, frente a los 40 mg/100 g de la naranja), ácido trans-retinoico, carotenoides, flavonoides, pectinas.

Para conocer cómo actúa la Rosa Mosqueta es necesario conocer que la piel está formada por tres capas: epidermis, dermis e hipodermis. Conociendo este dato, es importante percatarse de dónde radica la importancia de la Rosa Mosqueta: sus componentes actúan aportando beneficios a los tres niveles.

Epidermis: Es la capa más superficial de la piel y, por tanto, la primera en sufrir las agresiones externas. Por ello, en esta capa, la Rosa Mosqueta tiene acción epitelizante, gracias a los ácidos grasos esenciales, que conlleva a la formación de prostaglandinas, que desencadenan una serie de respuesta celulares, entre las que está la regeneración celular. Esta propiedad contribuye a una rápida cicatrización y renovación de los tejidos dañados. Por otro lado, en esta capa se encuentran las melanocitos (células que sintetizan los pigmentos que dan color a la piel). La Rosa Mosqueta, gracias al ácido trans-retinoico, actúa distribuyendo uniformemente los pigmentos y eliminando las arrugas superficiales causadas por el sol. Es decir, tiene una actividad correctora del fotoenvejecimiento.

Dermis e Hipodermis: Son las capas más profundas. En ellas se produce la recepción de estímulos (frío, calor, dolor...). Está formada por fibras de colágeno, elastina y ácido hialurónico, que intervienen en la elasticidad y firmeza de la piel (cuando se pierde esta propiedad comienzan a aparecer las arrugas). Los ácidos grasos de la Rosa Mosqueta, activan al fibroblasto (es la célula que activa la producción de colágeno, elastina y ácido hialurónico), evitando, o retrasando, la pérdida de firmeza de la piel y, por tanto, la aparición de arrugas y estrías. Además, refuerza la barrera de las ceramidas (lípidos de las membranas celulares), evitando la pérdida de agua y contribuyendo, por tanto, a un mantenimiento de la hidratación natural de la piel.

Tras conocer el modo de acción, deja de resultar sorprendente cómo un producto de tan reciente descubrimiento, se haya hecho rápidamente un importante hueco en el mundo de la cosmética, llenado miles de estanterías con numerosos tipos de productos: jabones, geles, cremas...

¡Su fuerte interés, no debe ser una casualidad!

Cristina Rubio Viyeira
Bióloga del Departamento de Investigación y Desarrollo de Drasanvi

 

Otros Artículos de Estética y belleza

La toxicidad de los productos cosméticos

Sección: Estética y belleza

Publicación: Revista nº 88

Aprende a identificar los ingredientes nocivos de la cosmética industrial y sus efectos adversos

El protector solar ideal

Sección: Estética y belleza

Publicación: Revista nº 86

La radiación solar aporta beneficios a nuestra salud, muy por encima de los perjuicios que todos conocemos. Aprender a disfrutar de sus bondades implica adoptar una estrategia natural que incluya baños de sol razonables y la utilización de productos naturales.

Células madre y la regeneración de la piel

Sección: Estética y belleza

Publicación: Revista nº 64

La piel es un órgano barrera, una frontera que defiende nuestro organismo de las agresiones ambientales y mecánicas, gracias a la particular estructura del estrato córneo. Éste actúa como un muro en el cual, las células son los ladrillos, y las sustancias intercelulares son el cemento

Dietas, una cuestión de peso

Sección: Estética y belleza

Publicación: Revista nº 62

Con los primeros meses del año, cada vez más personas se proponen perder unos kilos, sobre todo pensando ya en la llamada “operación bikini”. Querer obtener el peso ideal es algo positivo, siempre que se tengan unas metas claras y realistas.

Rosa Mosqueta, sinónimo de belleza en la piel

Sección: Estética y belleza

Publicación: Revista nº 60

El aceite obtenido del fruto de la Rosa Mosqueta es utilizado en numerosos tratamientos de la piel. El incremento de su uso y el creciente interés ha generado una fuerte investigación

La hora de los antisépticos naturales

Sección: Estética y belleza

Publicación: Revista nº 58

En el mundo actual, cada vez son más numerosas las personas que buscan alivio para sus dolencias en la medicina natural. Se trata del método más antiguo de la humanidad: la cura a través de remedios vegetales. Estamos en la era del redescubrimiento botánico

Rosa Mosqueta de Chile, la reina de las cremas

Sección: Estética y belleza

Publicación: Revista nº 55

Hace poco más de 20 años que se utiliza el aceite de Rosa Mosqueta. Sin embargo, pronto se supo que como condición esencial para el mantenimiento del producto acabado (debido a la gran riqueza de sustancias activas), se requería una elaboración artesanal y respetuosa del fitocomplejo de la planta viva en la naturaleza

Aromaterapia y masajes, sinónimo de bienestar

Sección: Estética y belleza

Publicación: Revista nº 44

Es cierto que oír la palabra masaje nos produce placer, nos evoca esos pases y amasamientos que nos relajan y calman… y si detrás oímos aromaterapia, entonces nuestros sentidos ya gozan en éxtasis: maravillosos aromas nos envuelven, cálidos aceites se deslizan en nuestra piel…, nuestra mente viaja recordando con cada aroma un universo de relajación corporal y sensorial

 
© 2017 mi herbolario | Factor Ideas
Condiciones de uso | Política de privacidad | Política de cookies