La hora de los antisépticos naturales

Sección: Estética y belleza

Publicación: Revista nº 58

En el mundo actual, cada vez son más numerosas las personas que buscan alivio para sus dolencias en la medicina natural. Se trata del método más antiguo de la humanidad: la cura a través de remedios vegetales. Estamos en la era del redescubrimiento botánico

Desde el nacimiento de la civilización, todas las culturas se han aprovechado de la naturaleza para todos sus fines. Desde obtener frutos para su alimentación, hasta el uso de la madera para el fuego o la caza, pasando por la elaboración de remedios para aliviar dolores y diversas patologías. El conocimiento popular y arraigado de la fitoterapia, ha "obligado" al estudio científico de muchas de estas especies y sus propiedades curativas.

Son muchos los intereses despertados al respecto, pero quizá por su importancia, uno de los temas que ha recobrado fuerza en la actualidad es el estudio de los antisépticos naturales. La curiosidad generada al respecto, posiblemente, derive en los numerosos problemas ocasionados por la resistencia de bacterias y demás microorganismos, causada por los antibióticos sintéticos, así como los efectos adversos asociados a su uso. Las ventajas de los antisépticos naturales frente a estos últimos son: la posibilidad de utilizarlos durante un tiempo prolongado, la reducción de efectos secundarios y que no desarrollan resistencia en microorganismos.

Cierto es que queda mucha investigación por hacer, pero hasta el momento existen numerosos estudios científicos, y alentadores, sobre el uso de los antisépticos naturales. Entre ellos,  hemos elegido dos: el aceite esencial del árbol del té y el aloe vera.

Aloe vera
El aloe vera es una planta conocida en la actualidad por sus propiedades terapéuticas. Los mayas lo denominaban "fuente de juventud", los egipcios "planta de la inmortalidad" y en México "la sabia". El aloe vera es la planta medicinal, posiblemente, más estudiada, y con seguridad la que más interés despierta.

El secreto de su éxito radica en la sinergia generada entre sus compuestos, entre los que podemos destacar: antraquinonas, acemanano, hidratos de carbono (aloverosa), sustancias minerales, oligoelementos, vitaminas, enzimas, ácidos grasos, numerosos metabolitos secundarios y acido salicílico.

El secreto, o podemos llamarlo éxito, radica en la pulpa interna de la hoja, que aporta todas las sustancias activas que han dado la fama al aloe vera.

Una vez hablado de la historia y de las sustancias contenidas en el aloe vera, se hace imprescindible señalar las propiedades que le han dado fama a la "planta de la inmortalidad".  Entre la infinidad de cualidades que se le atribuyen está la de su poder antiséptico y regenerador dérmico. Los preparados de aloe vera, al aplicarlos externamente sobre la piel, alivian heridas, picaduras de insectos, irritaciones y quemaduras, por su acción antiinflamatoria y calmante. Además, actúa como antiséptico, luchando contra microorganismos y, posteriormente, regenera la zona dañada al ayudar a sintetizar elastina y colágeno.

Hace décadas que el aloe vera ha supuesto una revolución internacional. Tal es así que en 1982 se creo el Consejo científico Internacional del Aloe (I.A.S.C) con el fin de regular la calidad de los productos con y de aloe vera. La presencia del sello garantiza al consumidor la calidad del producto.

Aceite del árbol del té
El aceite esencial del árbol del té se obtiene de la destilación por vapor de las hojas y ramas de Malaleuca alternifolia, árbol característico australiano. Se caracteriza por estar compuesto de terpenos, mayoritariamente monoterpenos y sesquiterpenos. (Terpinen-4-ol, γ-terpinene, α-terpinene, terpinolene...) los cuales se consideran que confieren al aceite las extraordinarias propiedades de antiséptico natural. Su arraigado uso tradicional en Australia data de milenios atrás, utilizado por los antiguos aborígenes australianos, para el tratamiento de infecciones y lesiones cutáneas.

Está formado por más de 100 compuestos, que trabajando de manera sinérgica, convierten a este aceite en un excelente antiséptico natural, que al aplicarlo de manera tópica en los lugares que presentan erupciones, irritaciones, picaduras de insectos, cortes o infecciones fúngicas, ayuda a calmar el dolor provocado. Existen prestigiosos estudios, muchos de ellos recogidos en la publicación American Society for Microbiology: Malaleuca alternifolia (Tea Tree) Oil: a Review of Antimicrobial and Other Medical Properties, de C. F. Carson, K. A. Hammer y T. V. Riley. En ellos se ha comprobado la eficacia contra bacterias tales como Acinetobacter, Escherichia, Bacillus o Staphilococus (tanto Gran positiva, como Gran negativa) y hongos como la Candida albicans, entre otros.

La conservación de sus sustancias volátiles lo convierte en un excelente remedio para aliviar la sinusitis y la congestión. Para ello, nada como añadir unas gotas a un baño de vapor.

También existen interesantes estudios sobre el efecto del aceite del árbol del té para el tratamiento de la caspa. Al añadir unas gotas al champú se eliminan la caspa y los picores asociados.

Existen entidades reguladoras que velan por la calidad de este producto. Por ello, se establecieron unos parámetros en la legislación australiana (AS27-1997) y, posteriormente, en la Organización de Estandarización Internacional (ISO4730-2004), con el fin de establecer unas especificaciones para el aceite de gran calidad. Cabe destacar, por su importancia, que la cantidad de Terpinene-4-ol tiene que ser mayor del 30%, γ-terpinene (10-28%), α-terpinene (5--13%), terpinolene (1,5-5%) y la cantidad de p-cymeno, que es un producto irritante, inferior a un 12%.

Tras conocer las propiedades, parece esperanzador el uso de estas sustancias como aliados de nuestra piel. Es posible que se conviertan en productos insustituibles en nuestro botiquín y me arriesgaría a decir, perdonad por el atrevimiento, en los antisépticos del futuro.

Cristina Rubio Viyeira
Bióloga del Departamento de Investigación y Desarrollo de Drasanvi

 

Otros Artículos de Estética y belleza

La toxicidad de los productos cosméticos

Sección: Estética y belleza

Publicación: Revista nº 88

Aprende a identificar los ingredientes nocivos de la cosmética industrial y sus efectos adversos

El protector solar ideal

Sección: Estética y belleza

Publicación: Revista nº 86

La radiación solar aporta beneficios a nuestra salud, muy por encima de los perjuicios que todos conocemos. Aprender a disfrutar de sus bondades implica adoptar una estrategia natural que incluya baños de sol razonables y la utilización de productos naturales.

Células madre y la regeneración de la piel

Sección: Estética y belleza

Publicación: Revista nº 64

La piel es un órgano barrera, una frontera que defiende nuestro organismo de las agresiones ambientales y mecánicas, gracias a la particular estructura del estrato córneo. Éste actúa como un muro en el cual, las células son los ladrillos, y las sustancias intercelulares son el cemento

Dietas, una cuestión de peso

Sección: Estética y belleza

Publicación: Revista nº 62

Con los primeros meses del año, cada vez más personas se proponen perder unos kilos, sobre todo pensando ya en la llamada “operación bikini”. Querer obtener el peso ideal es algo positivo, siempre que se tengan unas metas claras y realistas.

Rosa Mosqueta, sinónimo de belleza en la piel

Sección: Estética y belleza

Publicación: Revista nº 60

El aceite obtenido del fruto de la Rosa Mosqueta es utilizado en numerosos tratamientos de la piel. El incremento de su uso y el creciente interés ha generado una fuerte investigación

La hora de los antisépticos naturales

Sección: Estética y belleza

Publicación: Revista nº 58

En el mundo actual, cada vez son más numerosas las personas que buscan alivio para sus dolencias en la medicina natural. Se trata del método más antiguo de la humanidad: la cura a través de remedios vegetales. Estamos en la era del redescubrimiento botánico

Rosa Mosqueta de Chile, la reina de las cremas

Sección: Estética y belleza

Publicación: Revista nº 55

Hace poco más de 20 años que se utiliza el aceite de Rosa Mosqueta. Sin embargo, pronto se supo que como condición esencial para el mantenimiento del producto acabado (debido a la gran riqueza de sustancias activas), se requería una elaboración artesanal y respetuosa del fitocomplejo de la planta viva en la naturaleza

Aromaterapia y masajes, sinónimo de bienestar

Sección: Estética y belleza

Publicación: Revista nº 44

Es cierto que oír la palabra masaje nos produce placer, nos evoca esos pases y amasamientos que nos relajan y calman… y si detrás oímos aromaterapia, entonces nuestros sentidos ya gozan en éxtasis: maravillosos aromas nos envuelven, cálidos aceites se deslizan en nuestra piel…, nuestra mente viaja recordando con cada aroma un universo de relajación corporal y sensorial

 
© 2017 mi herbolario | Factor Ideas
Condiciones de uso | Política de privacidad | Política de cookies