Rosa Mosqueta de Chile, la reina de las cremas

Sección: Estética y belleza

Publicación: Revista nº 55

Hace poco más de 20 años que se utiliza el aceite de Rosa Mosqueta. Sin embargo, pronto se supo que como condición esencial para el mantenimiento del producto acabado (debido a la gran riqueza de sustancias activas), se requería una elaboración artesanal y respetuosa del fitocomplejo de la planta viva en la naturaleza

En las últimas décadas la investigación científica ha puesto de relieve el papel fundamental de los ácidos grasos esenciales (EFA, del Inglés Essential Fatty Acids) para el mantenimiento de las funciones fisiológicas normales y de la integridad de las estructuras celulares.

Para encontrar dos ácidos grasos esenciales en particular, el ácido alfa-linolénico (familia de los Omega 6) y el ácido linolénico (familia de los Omega 3), debemos buscar ayuda en el reino natural, ya que nuestro organismo no es capaz de sintetizarlo.

Una gran cantidad de estudios clínicos, divulgados y ahora también conocidos por el consumidor medio de productos naturales, ha evidenciado el rol terapéutico de los ácidos grasos en la prevención de muchas patologías del bienestar; alteraciones tanto cardiovasculares, como del sistema nervioso, hasta la protección de muchos desequilibrios del sistema inmunológico, pero igualmente valiosa es su función antienvejecimiento a nivel cutáneo. Los ácidos grasos poliinsaturados mejoran los intercambios celulares, permitiendo a la piel retener mejor el agua; y actuar como precursores de otras sustancias (las prostaglandinas) de actividad hormonal similar, en grado de promover la regeneración de las membranas celulares.

Es fundamental asegurar a nuestro organismo (y por lo tanto a nuestra piel) un aporte equilibrado de omega-3 y omega-6, para evitar que el predominio de un grupo obstaculice la metabolización y utilización del otro. En este sentido, una fuente ideal, no sólo por la gran riqueza en ácidos grasos esenciales, sino también por el perfecto equilibrio de estos dos grupos, es el aceite extraído de las semillas de Rosa Mosqueta.

Rosa mosqueta, mix óptimo de omega 3 y omega 6
¿De qué rosa estamos hablando? Con el nombre tradicional de Rosa Mosqueta se identifican exclusivamente las poblaciones de Rosa affinis rubiginosa que se han encontrado desde hace siglos en las zonas montañosas de la zona templada de América Latina (en particular en el valle del río Biobío, en el sureste de Chile) donde la planta ha desarrollado en un clima templado y lluvioso el particularísimo "pedigrí" de las sustancias activas que la caracteriza. Las semillas de Rosa Mosqueta se recolectan entre marzo y abril, cuando es otoño en Sudamérica.

El análisis realizado en Italia, por la Universidad de Milán (equipo coordinado por el profesor Piergiorgio Pietta) en el aceite extraído de las semillas de Rosa Mosqueta confirma una riqueza excepcional (80% del total) y un equilibrio óptimo de ácidos grasos esenciales distribuidos de la siguiente manera:
- Ácido cis-linoleico (omega 6): 44%
- Ácido alfa-linolenico (omega 3): 36%
El aceite también contiene altas concentraciones de alfa-tocoferol (vitamina E), gamma y delta-tocoferol, carotenoides (provitamina A), y numerosos fitoesteroles, garantizando así una natural presencia de un cóctel de potentes antioxidantes.

Las preciadas propiedades del aceite de Rosa Mosqueta contribuyen a mantener las funciones celulares y los mecanismos de defensa, con el resultado de favorecer la regeneración de los tejidos.

El aceite de Rosa Mosqueta ha demostrado una gran eficacia en los resultados de su aplicación, y los estudios clínicos han confirmado la validez de la utilización empírica de la Rosa Mosqueta asociada a la regeneración de los tejidos dañados. Los ensayos controlados han demostrado la eficacia en el tratamiento de cicatrices, quemaduras y lesiones de la piel. El aceite de Rosa Mosqueta atenúa los daños por exposición solar, retrasa la aparición de las típicas "arrugas de expresión" y contrarresta el envejecimiento prematuro de los tejidos cutáneos.

Una innovación reciente, una labor artesanal
Hasta los años 80 del siglo pasado, la Rosa Mosqueta era considerada por la comunidad agrícola de Chile, una mala hierba, rara y de pocos usos tradicionales documentados. En aquellos años, un equipo de investigadores del departamento de química farmacéutica de la Universidad de Concepción, dirigidos por el profesor José Valladares, por primera vez intuye y verifica experimentalmente sus propiedades dermocosméticas.

Así que hace poco más de 20 años que se utiliza el aceite de Rosa Mosqueta. Sin embargo, pronto se supo que como condición esencial para el mantenimiento del producto acabado (debido a la gran riqueza de sustancias activas), se requería una elaboración artesanal y respetuosa del fitocomplejo de la planta viva en la naturaleza.

Para preservar la integridad de los compuestos presentes en el aceite y obtenerlo en forma "extravirgen" es de fundamental importancia la elección del método de extracción por presión en frío, y la renuncia (por desgracia muy extendida a nivel de transformación del producto final que llega al consumidor) de la extracción industrial con disolventes como el hexano, dañinos no solamente para el medio ambiente sino también para la propia calidad de los productos acabados. La elaboración artesanal mantiene en el aceite su característico aroma y una inconfundible tonalidad naranja; por el contrario, se pueden presentar como incoloros e inodoros los productos extraídos con disolventes químicos o fruto de la decoloración en caliente.

Alta concentración, facilidad de sinergia
La absoluta ausencia de toxicidad por parte del aceite de Rosa Mosqueta hace posible, que sea muy beneficioso por su eficacia en la acción cosmética, utilizándolo en elevadas concentraciones. En su gama de productos, Italchile, empresa italiana especializada en cosmética natural, y representada en España por Dnaturs, alcanza concentraciones elevadísimas (hasta el 50% sobre el total de la fórmula) de aceite de Rosa Mosqueta, y propone al consumidor también el aceite puro, aplicado directamente sobre cicatrices, estrías o como supremo antiedad cutáneo.

En la prueba de cosmetología, el aceite de Rosa Mosqueta ha podido demostrar sus preciadas dotes de bienestar sensorial, estabilidad, adaptabilidad a cualquier tipo de fórmula y combinación con otros ingredientes. Un conjunto de virtudes que contribuyeron a su éxito entre los consumidores de cosméticos naturales y ha permitido la investigación y el desarrollo de sinergias funcionales con otras especies vegetales.

Recientemente, un equipo de dermatólogos franceses de Aix-en-Provence ha testado la asociación entre el aceite esencial de Helicriso italiano y el aceite de Rosa Mosqueta de Chile en los pacientes que se someten a cirugía plástica. El estudio, publicado en la prestigiosa revista francesa Phytotherapie (Vol. 5, No. 2, 2007), revela las sobresalientes características anti-equimóticas y antiedematosas de los productos basados en la combinación de las dos esencias, y su papel en la remodelación, con aplicaciones de uso diario, de la epidermis y en la desaparición de las cicatrices.

Dpto. técnico de Italchile

 

Otros Artículos de Estética y belleza

La toxicidad de los productos cosméticos

Sección: Estética y belleza

Publicación: Revista nº 88

Aprende a identificar los ingredientes nocivos de la cosmética industrial y sus efectos adversos

El protector solar ideal

Sección: Estética y belleza

Publicación: Revista nº 86

La radiación solar aporta beneficios a nuestra salud, muy por encima de los perjuicios que todos conocemos. Aprender a disfrutar de sus bondades implica adoptar una estrategia natural que incluya baños de sol razonables y la utilización de productos naturales.

Células madre y la regeneración de la piel

Sección: Estética y belleza

Publicación: Revista nº 64

La piel es un órgano barrera, una frontera que defiende nuestro organismo de las agresiones ambientales y mecánicas, gracias a la particular estructura del estrato córneo. Éste actúa como un muro en el cual, las células son los ladrillos, y las sustancias intercelulares son el cemento

Dietas, una cuestión de peso

Sección: Estética y belleza

Publicación: Revista nº 62

Con los primeros meses del año, cada vez más personas se proponen perder unos kilos, sobre todo pensando ya en la llamada “operación bikini”. Querer obtener el peso ideal es algo positivo, siempre que se tengan unas metas claras y realistas.

Rosa Mosqueta, sinónimo de belleza en la piel

Sección: Estética y belleza

Publicación: Revista nº 60

El aceite obtenido del fruto de la Rosa Mosqueta es utilizado en numerosos tratamientos de la piel. El incremento de su uso y el creciente interés ha generado una fuerte investigación

La hora de los antisépticos naturales

Sección: Estética y belleza

Publicación: Revista nº 58

En el mundo actual, cada vez son más numerosas las personas que buscan alivio para sus dolencias en la medicina natural. Se trata del método más antiguo de la humanidad: la cura a través de remedios vegetales. Estamos en la era del redescubrimiento botánico

Rosa Mosqueta de Chile, la reina de las cremas

Sección: Estética y belleza

Publicación: Revista nº 55

Hace poco más de 20 años que se utiliza el aceite de Rosa Mosqueta. Sin embargo, pronto se supo que como condición esencial para el mantenimiento del producto acabado (debido a la gran riqueza de sustancias activas), se requería una elaboración artesanal y respetuosa del fitocomplejo de la planta viva en la naturaleza

Aromaterapia y masajes, sinónimo de bienestar

Sección: Estética y belleza

Publicación: Revista nº 44

Es cierto que oír la palabra masaje nos produce placer, nos evoca esos pases y amasamientos que nos relajan y calman… y si detrás oímos aromaterapia, entonces nuestros sentidos ya gozan en éxtasis: maravillosos aromas nos envuelven, cálidos aceites se deslizan en nuestra piel…, nuestra mente viaja recordando con cada aroma un universo de relajación corporal y sensorial

 
© 2017 mi herbolario | Factor Ideas
Condiciones de uso | Política de privacidad | Política de cookies