Yolanda González, presidenta de Aprodyhem

Sección: Entrevista

Publicación: Revista nº 69

“La desregulación del sector cercena la libertad de elección del paciente” Afirma Yolanda, presidenta de la Asociación Profesional de Dietética y Herbolarios de Madrid. A pesar del auge de los remedios naturales en España, los profesionales que apuestan por este tipo de productos mantienen su particular batalla con el ámbito sanitario en defensa de su credibilidad. Ante los recortes del Gobierno en materia de medicamentos subvencionados, la herbodietética afronta una oportunidad única para afianzarse y conseguir el reconocimiento de las instituciones. El respaldo social ya lo tiene ganado.
Yolanda González, presidenta de Aprodyhem

 

¿Qué ha cambiado en el sector  herbolario desde que empezaste tu andadura?

Sobre todo el grado de información que tienen nuestros clientes sobre los productos. Por desgracia, hoy día la información que está al alcance de todos no siempre es rigurosa, y en ocasiones su interés es puramente comercial; por tanto, a menudo nos vemos obligados a contradecir publicaciones en medios de comunicación tradicionales y en Internet sobre las acciones de los distintos productos.

También ha cambiado la formación de las personas que están al frente de un herbolario: no paramos de formarnos, la industria de nuestro sector está constantemente innovando en combinaciones, formulaciones, etc. para buscar productos más eficaces, y esto nos obliga a estar en un constante proceso de formación.

 

 

¿Cuáles han sido los baches más importantes que ha tenido que sortear la herbodietética en España?

Al igual que el resto de actividades económicas, nuestro sector ha pasado de una época de bonanza a una fase de grandes dificultades. En general, hemos tenido que adaptarnos a las nuevas circunstancias a la hora de gestionar nuestros negocios. Hablo sobre todo de los autónomos o las pequeñas tiendas, que han visto cómo la rotación de los productos bajaba y las “reglas” de nuestro sector cambiaban de manera brusca: la competencia de las grandes superficies, la venta directa de los fabricantes a los clientes, la venta online, los precios abusivos en algunas tiendas que perjudican a todo el sector, los terapeutas que venden productos...

Aun así, nuestro sector no ha sido tan maltratado por la crisis actual. Es cierto que algunas tiendas han cerrado, pero la persona que quiere tratarse con productos naturales lo seguirá haciendo.

 

 

¿La crisis afecta menos al mundo “bio”?

Yo creo que sí, porque resulta difícil de ignorar, una vez adquirida, la conciencia de consumir productos más saludables, productos que además protegen al planeta.

 

 

¿A qué se debe el auge de alimentos ecológicos en España?

Yo diría que algunas personas entraron en el consumo de productos ecológicos por necesidad; y es que cada vez hay más intolerancias alimentarias tanto a nutrientes como a conservantes, excipientes, colorantes, etc. Otro grupo de consumidores entiende que una base importante de la salud la constituyen la alimentación y los productos de higiene y cuidado personal.

 

 

¿Por qué debemos consumir productos ecológicos?

No es probable que el planeta vaya a resistir durante mucho más tiempo el ritmo de sobreexplotación al que le hemos sometido. Podríamos reflexionar sobre qué estamos comiendo cuando ingerimos determinados productos tratados con pesticidas, abonos químicos, o modificados genéticamente. ¿Nos alimentamos correctamente cuando lo que ingerimos viene “enriquecido” con todos estos compuestos químicos? Además, debemos ser conscientes de los niveles de contaminación excesiva que generamos en la producción y elaboración de dichos productos, tanto en el suelo como en el agua y en el aire).

 

 

¿Cómo ves la competencia que ha surgido con los hipermercados que venden dietéticos?

Esa competencia surge de la falta de reconocimiento legal a la que el Estado nos tiene sometidos. La idea que subyace de esta permisibilidad para vender dietéticos en cualquier lado es que somos un comercio al por menor, sin ningún aspecto distintivo. Yo creo que sí tenemos un aspecto que nos diferencia, y ése es nuestra labor en el fomento y la promoción de la gestión de la salud de una manera natural. Los ciudadanos somos libres de gestionar nuestra salud y tratarnos nuestra enfermedad de la manera que creamos más conveniente. La labor social que realizamos no está reconocida, pero ello no significa que no exista.

Opino que la persona que quiera tratarse con terapias, técnicas y/o productos naturales terminará buscando un herbolario que lo asesore, acabará encontrando su profesional de referencia. Y ahí es donde creo que está el valor añadido de un herbolario en contraste con la venta en los hipermercados.

 

 

¿Qué diferencia hay en los principios activos de productos vendidos en supermercados, en relación con los productos vendidos en herbolarios y establecimientos especializados?

Los productos de herbolario pasan todos los registros sanitarios, cumplen con la normativa en etiquetado, y la base de su fabricación es que sean productos que reúnan los principios activos necesarios para el fin para el que se han desarrollado. Me quedo con eso. Sinceramente, desconozco lo que hacen con los productos que se venden en supermercados, pero analizando los precios parece complicado confiar en que contengan los suficientes principios activos.

Hay que ser conscientes de que los dietéticos basan su acción en la concentración de principios activos, por lo que el consumidor tendría que tener acceso a la información, por ejemplo, sobre la cantidad de principio activo que contiene un comprimido, y no sólo su peso. Eso sí, reconozco que la política de fabricar productos con precio muy bajo y con escaso principio activo también la desarrollan algunos fabricantes de nuestro sector.

 

 

¿Qué le dirías a alguien que hoy quiere abrir un herbolario? ¿Cualquiera puede abrirlo? ¿Hay diferencias en los perfiles de las personas que ponen negocios similares hoy y quienes ponían herbolarios hace 20 o 30 años? ¿Existe una mayor profesionalización del negocio?

Yo animo a la gente a que primero se forme de la forma que mejor considere. Creo que abrir un herbolario conlleva una responsabilidad respecto al estado de bienestar de los futuros clientes. Es cierto que cada vez existen más personas provenientes del sector sanitario (farmacéuticos, químicos, biólogos…) que están abriendo herbolarios desde el conocimiento de la corriente alópata. Y esto es un síntoma muy positivo de que nuestros productos funcionan y presentan menos efectos adversos que los químicos. Muchos facultativos derivan incluso a sus pacientes a nuestros centros.

 

 

Ofrecéis cursos de formación para personas que quieren trabajar en tiendas de herbodietética o crear su propio negocio. Cuéntanos en qué consisten, cómo nació la idea de organizarlos.

Esta idea surgió de la propia demanda de nuestros asociados y de las personas que nos solicitan información sobre la asociación. Nosotros no somos un centro de formación con una gran oferta de cursos. No es nuestra labor, pero sí hemos querido ofrecer una formación específica y orientada a los actuales y futuros profesionales del sector. Las formaciones en naturopatía están orientadas al desarrollo de consultas, y obviamente nuestra misión es otra.

Creemos que esta formación específica y con orientación de actividad profesional en herbolario no existía hasta ahora. Por ello hemos iniciado una formación anual que garantice el conocimiento de la mayoría de los productos de venta en herbolario (fitoterapia, oligoelementos, nutrición, flores de Bach, sales de Schüsler, ortomolecular, aromaterapia…) sobre la base de que no somos naturópatas, pero sí profesionales formados.

Este curso se imparte en dos modalidades: la presencial de octubre a junio (4 horas semanales), y la semipresencial de enero a diciembre (1 ó 2 sábados al mes).

 

 

También realizáis monográficos sobre diferentes materias para los profesionales del sector...

Sí, dentro de ese curso anual los alumnos pueden asistir al bloque formativo que les interese. También ofrecemos formación de manera más puntual, o bien damos a conocer los monográficos que los fabricantes desarrollan.

 

 

¿Qué le falta a España para que el consumo de productos biológicos sea como en Alemania o Francia?

Por un lado tenemos una información sanitaria sobre las consecuencias de los productos no biológicos en nuestro organismo (toxicidad, intolerancias, dificultades metabólicas, erupciones en la piel...); por otra parte, una información medioambiental sobre el modo en el que la industria alimentaria contribuye actualmente al deterioro del planeta; y, por último, una información sobre el coste final de los productos “bio”.

En este último aspecto, creo que existe una idea generalizada de que los productos biológicos se mueven en precios desorbitados, y en muchos casos esto no es así. Es posible que la adquisición de todos los productos “bio” en una cesta de la compra suponga un coste muy elevado, pero en determinados casos y en productos que podamos permitirnos se trata claramente de una inversión en nuestra salud.

 

 

¿Por qué los medios de información convencionales no informan más sobre las verdaderas alternativas o soluciones a las diferentes enfermedades que hoy padecemos?

El sector de los productos naturales y terapias alternativas constituye un pequeño David frente a otro tipo de corriente masiva en la manera de tratar la enfermedad. Resulta cuando menos curioso que en este país uno pueda elegir el tipo de educación que quiere para sus hijos, el partido político al que dar su confianza, la confesión religiosa que más le convenza…., y en todos estos ámbitos el respeto a la elección de cada uno se dé por hecho. Sin embargo, a nuestro sector le ocurre todo lo contrario. Cualquiera que se salga del redil es señalado y no respetado por el sector alópata, en ocasiones ni siquiera por los más allegados.

Las noticias relacionadas con nuestro sector que salen en los medios de comunicación siempre se vinculan a retiradas de productos, intromisiones profesionales y personas que utilizan métodos de curación no convencionales puestos en entredicho por los periodistas, no por los pacientes que confían en ellos. No es extraño que en nuestros herbolarios algunos clientes nos confiesen que toman nuestros productos a escondidas de sus médicos, incluso de sus familias.

 

 

¿Cómo ves el futuro para el sector en general?

Veo una perspectiva positiva porque, a pesar de las campañas negativas dirigidas hacia nuestro sector y las ventas en otros puntos de distribución, nuestra clientela sigue confiando en nosotros y en nuestra labor. Tenemos la suerte de dedicarnos y ganarnos la vida haciendo lo que nos gusta, y eso genera un beneficio añadido al económico. Por no hablar de la satisfacción de poder desarrollar nuestra profesión intentando ayudar al otro. ¡Qué más se puede pedir!

 

 

La ministra de Sanidad Ana Mato ha defendido recientemente el uso de remedios naturales como sustitutivos de medicamentos que han dejado de ser financiados por el Estado. ¿Le sorprende?

Me sorprende que lo anuncie así, y que no tenga reparos en reconocer que los medicamentos han sido la base de la sanidad en España mientras producían pingües ingresos para las arcas públicas. Ahora no, ahora parece que es mejor lo natural. ¿Por qué no se ha hecho esto antes? ¿Por qué se nos ha excluido? ¿Por qué no se ha acudido antes a lo natural evitando los efectos adversos de muchos medicamentos? 

 

 

¿Cómo valora la situación actual de la regulación de la medicina natural en España? ¿Qué pasos deben darse en el futuro?

Es una situación de ciencia ficción. Quieren hacer ver que no existimos y apenas dejan regularnos, pero ¡claro que existimos! No sólo eso, sino que generamos riqueza económica y social. Por desgracia, somos un sector al que se oponen grandes intereses, y por eso no quieren que nos “legalicemos”. Es alarmante, incluso, que la legalidad nos impida expresar opiniones sobre la salud que no se apoyen en una visión alópata, y tengamos que extremar el cuidado a la hora de expresarnos.

Es necesario, por tanto, abordar un cambio de visión tanto por parte del sector alópata como por la nuestra. No tiene sentido que nos enfrentemos, ya que en el fondo las dos visiones sobre la salud pretenden una única cosa: dar la mejor opción al paciente o cliente. Pero debe ser él quien pueda elegir libremente ejerciendo su derecho a conocer todas las opciones existentes en el mercado. Y una vez adoptada esa decisión por parte del enfermo, ambas visiones tendremos que ser respetuosas con la misma. Ya basta de tratar a los enfermos con un exceso de paternalismo.

 

 

Imagine que los derechos de los profesionales naturópatas se equiparan a los de los profesionales médicos. ¿Quién pierde?

Nadie pierde. Los naturópatas ganan, los pacientes ganan. ¿Quién pierde? La existencia de ciertos privilegios para un grupo de profesionales o comercios en base al no reconocimiento de otros profesionales y comercios genera una sociedad menos justa y equitativa que no hace ganar a nadie.

 

 

 

Otros Artículos de Entrevista

Dr. Jorge Pérez-Calvo: “La alimentación puede actuar como coadyuvante en el tratamiento de un cáncer”

Sección: Entrevista

Publicación: Revista nº 89

Autor de Nutrición energética y salud (2003) y Revitalízate (2006), este médico formado en el Hospital Vall d'Hebrón lleva treinta años investigando y practicando con éxito la medicina integrativa. Defensor acérrimo de las leyes naturales como fuente de conocimiento para una alimentación inteligente, advierte sobre la falta de criterio existente a la hora de valorar el exceso de información en torno a las propiedades curativas de una dieta equilibrada. En marzo del próximo año participará en las Segundas Jornadas Científicas sobre Cáncer, Nutrición y Fitoterapia (Barcelona, 19 de marzo), organizadas por Serpens con la colaboración de mi herbolario.

Odile Fernández: “Tenemos que tomar las riendas de nuestra salud”

Sección: Entrevista

Publicación: Revista nº 81

Odile Fernández, médico de familia, estudió en la Universidad de Granada, donde hizo un postgrado en Medicina Preventiva y Salud Pública y en 2010 sobrevivió a un cáncer de ovario estadio IV. Una experiencia de vida que le llevó a escribir los libros “Alimentación anticáncer: guía práctica'” y 'Mis recetas anticáncer. Alimentación y vida anticáncer” (Ed. Urano). El día 15 de septiembre salió a la venta su tercer libro “Mis recetas de cocina anticáncer’”.

Yolanda González, presidenta de Aprodyhem

Sección: Entrevista

Publicación: Revista nº 69

“La desregulación del sector cercena la libertad de elección del paciente” Afirma Yolanda, presidenta de la Asociación Profesional de Dietética y Herbolarios de Madrid. A pesar del auge de los remedios naturales en España, los profesionales que apuestan por este tipo de productos mantienen su particular batalla con el ámbito sanitario en defensa de su credibilidad. Ante los recortes del Gobierno en materia de medicamentos subvencionados, la herbodietética afronta una oportunidad única para afianzarse y conseguir el reconocimiento de las instituciones. El respaldo social ya lo tiene ganado.

 
© 2017 mi herbolario | Factor Ideas
Condiciones de uso | Política de privacidad | Política de cookies