Biorresonancia, un mundo de posibilidades

Sección: Ciencia y salud

Publicación: Revista nº 38

En el primer capítulo sobre biorresonancia (mi herbolario nº 35) realizamos una definición global y técnica sobre la misma y hablamos sobre el inventor de SCIO, Bill Nelson. Ante las preguntas de algunos lectores al respecto, vamos a explicar con términos más sencillos en qué consiste exactamente esta terapia, con la ayuda de tres profesores expertos en la técnica

Puesto que la terapia de biorresonancia trabaja con las vibraciones del propio paciente, preguntamos a Dory Martínez, profesora licenciada y directiva de la Asociación de Biorresonancia Europea, cómo es posible que se pueda obtener una medida tan exacta del estado del organismo de una persona: "cada célula de nuestro cuerpo tiene una energía o información electrofisiológica que se puede medir con parámetros bioeléctricos. La suma de esa información de células y energías es el cuerpo humano. Por lo cual, no hay dos seres humanos que tengan la misma información, sería más fácil, aunque es imposible, encontrar dos huellas dactilares iguales, que encontrar la información bioenergética de un organismo igual a otro. El voltaje, amperaje, resistencia, hidratación intracelular, capacitancia, inductancia, reactancia… son parámetros bioeléctricos que miden el estado bioenergético de todo nuestro organismo a nivel físico, psíquico y emocional. Cada una de nuestras células emana una energía y esta energía registra una frecuencia. De una manera similar a un electrocardiograma o electroencefalograma que capta la frecuencia del corazón y de las ondas cerebrales, la biorresonancia capta la frecuencia de nuestro organismo”.

Llegados a este punto, Xavier Ruiz, presidente de la Asociación de Biorresonancia Europea y experto en biorresonancia, nos explica qué ocurre inmediatamente después: “a través de los electrodos de policarbonato que el paciente tiene conectados, pasa la información frecuencial del cuerpo humano a la caja de biorresonancia, la cual decodifica dichas frecuencias y luego quedan registradas en el programa médico instalado en el ordenador. El profesional estudia los valores de su paciente reflejados en el programa médico, los valora y, mediante un sistema de retroalimentación los corrige, efectuando de este modo terapia al paciente sobre aquellos parámetros que el profesional ha observado alterados. Esto hace que los síntomas del paciente disminuyan o remitan, dependiendo de la alteración que sufra su organismo. Podemos decir que el sistema de biorresonancia SCIO, juntamente con el programa médico instalado en el ordenador tiene para trabajar 500 programas y 72 terapias diferentes y ocupa asimismo un espacio de 10 gigas, lo cual nos puede dar una idea de la cantidad de parámetros y posibilidades que nos permite escanear, evaluar y tratar a nuestro paciente”.

El estimular con una frecuencia una alteración en nuestro organismo, es algo que los mayas ya hacían. Ellos colocaban al paciente en una losa de piedra al sol en decúbito supino y encima de la zona a tratar ponían unos cuencos de bronce de diferente tamaño, los cuales emitían al golpearlos un sonido de diferente frecuencia, según su tamaño. Cada sonido se destinaba a una parte diferente del cuerpo. Esta frecuencia entraba en resonancia con el órgano afectado y así de esta manera neutralizaban los síntomas, ya sea dolor de cabeza, estómago, problemas hepáticos y/o emocionales. Esta información “histórica” podremos ampliarla en siguientes capítulos.

Isidro Oliu, directivo de la Asociación de Biorresonancia Europea y terapeuta, habla de las diferencias entre el SCIO y otras máquinas de biorresonancia: “no hay ningún otro sistema en el que puedas tratar y valorar a la persona a nivel físico  y emocional. El sistema tiene autofocus, lo que significa que al interactuar con el subconsciente de la persona, el mismo sistema regula las microfrecuencias que este emite para un resultado más óptimo y rápido. El SCIO es un sistema totalmente objetivo por lo que el terapeuta no puede influir en los resultados, como ocurre en el caso del sistema de sondas de punto. El sistema calibra al paciente a la misma velocidad de reacción de la propia persona, mide sus índices y los campos geo-electromagnéticos de la zona o sala donde se está produciendo la terapia. Con lo cual lo hacen infinitamente exacto, para poder posteriormente hacer el testado de reactividad de más de 10.000 substancias que contiene el programa médico. Esta y otras más son las principales diferencias con otras máquinas de biorresonancia existentes en el mercado. Otra es que evalúa la información psicoemocional, hecho significativo si tenemos en cuenta que el ser humano es holístico, es decir, un dolor de rodilla puede llegar a producir una alteración emocional y también un problema emocional puede provocar síntomas físicos. Trabaja a nivel de inconsciente, porque el paciente sabe su síntoma, pero no qué es lo que lo provoca, de esta forma también se pueden averiguar traumas, algunos de ellos desde la infancia. El profesor Bill Nelson llama “superconsciente” al inconsciente, la información está ahí, en cada una de nuestras células. Nuestro organismo trabaja continuamente, el inconsciente es como un disco duro donde se va guardando toda la información de lo que nos ocurre, con lo cual sólo nos es necesario disponer de un dispositivo que nos permita la lectura frecuencial de este disco duro. El SCIO está preparado para eso”.

El profesor Bill Nelson empezó a desarrollar este sistema a principios de los 80, siendo su primer registro en la FDA norteamericana en el año 86.

Otra de las preguntas que nos han realizado nuestros lectores es cómo se produce el proceso curativo, a lo que Dory nos responde: “el SCIO trabaja comparando la reactividad de la persona a las sustancias que el programa contiene y presenta los resultados en una matriz a partir de la cual el médico o terapeuta puede iniciar una serie de terapias de reducción del estrés celular patológico, para restaurar la vitalidad del propio organismo y lograr un mejor y más duradero bienestar. En el caso de una patología lo que hace es una inversión exactamente igual a ella, hasta conseguir eliminarla o lograr el equilibrio. Muchos pacientes no notan nada ya que el sistema trabaja con el mismo amperaje del sistema celular. Normalmente, cuando existen parámetros de bloqueos eléctricos, suele sentirse cierto hormigueo que desaparece con su normalización y lo normal es sentirse relajado. En la terapia hay una captación de frecuencia del organismo para luego invertirla o estimularala. Cuando un sistema celular está en desequilibrio se notan las típicas molestias corporales. Cuando el organismo está en armonía no se sienten molestias. Cada célula emite su propia frecuencia, hay pacientes que vienen con dolor de cabeza y durante la sesión se les desvanece. Trabajamos con la propia información del organismo, la máquina capta la frecuencia y esa misma la reinvierte con otra frecuencia igual pero negativa, hasta conseguir su equilibrio. El quantum-SCIO es un sistema no invasivo. El 98% de las personas salen con la frecuencia rectificada con una sesión. Existe un período de acomodación en los primeros días; durante dicho periodo habrá cambios para la mejoría del propio organismo. Dependerá de la propia degeneración celular de cada tejido. Será necesario intervenir con otras sesiones, hasta estabilizar el sistema orgánico, hasta el nivel que permita el propio cuerpo”.

Tutoría permanente de Céfiro
Esta terapia curativa e indolora tiene muchas aplicaciones. Como antes hemos explicado, el programa médico tiene 10 gigas, dentro de las cuales valora a la persona desde todos los puntos de vista a nivel holístico, lo cual quiere decir que son muchos los profesionales que pueden utilizar dicho sistema como herramienta de trabajo. Se trata de una herramienta, como hemos dicho, tanto útil para un médico, fisioterapeuta, DUE, naturópata, osteópata, MTC (acupuntura), nutricionista, PNL, cromoterapeuta, dentistas, psicólogos, pedagogos, muchos de los cuales tratan a niños por hiperactividad, afasias, déficits de atención, dislexias o falta de coordinación (psicomotriz). También es importante para mejorar la capacidad de aprendizaje en cualquiera de las áreas y equilibrio de ambos hemisferios.

Dory opina que “con dominar tu propia área de especialización terapéutica es suficiente. Cuando entregamos un sistema a un compañero, le realizamos una formación individualizada sobre su especialidad en el trabajo; por ejemplo si es dietista-nutricionista, todo lo que tiene que ver con su aspecto se le va a enseñar  en su primer día de formación, para que sepa manejar todo el programa nutricional, qué intolerancias de alimentos tiene la persona y detecte qué es lo que le engorda, lo que le sienta mal, lo que le altera el colesterol,… y además pueda hacerle tratamiento”.

Céfiro ofrece formación continuada a los profesionales que adquieren el SCIO, cada mes realiza formación en Madrid y en Barcelona, donde pueden asistir gratuitamente durante dos años, donde podrán formarse como expertos profesionales en biorresonancia Quantum-SCIO con diploma acreditado por la Asociación de Biorresonancia Europea-AEUQXCI. Además, cuenta con dos años de garantía. “Asimismo-señala Dory- Céfiro también ofrece el servicio de Tutoría permanente, hasta el punto de que si un terapeuta tiene conectado a un paciente, en ese momento nos puede llamar para consultar la duda que le haya surgido y nosotros le atendemos”. En resumen, a parte de tener Céfiro un trato personalizado con cada profesional tenemos la enseñanza gratuita con el plan 1-2-3:

  1. Un día de formación individualizada
  2. Dos años de formación continuada.
  3. Tres teléfonos móviles para poder consultar cualquier duda que surja.

Bill Nelson continúa investigando y cada 6 meses edita un DVD con ampliaciones del programa tanto en inglés como en castellano, de manera que el sistema siempre está actualizado. Céfiro traspasa todas estas actualizaciones sin coste económico a todos los terapeutas y se encarga de instalarlas en las clases de formación.  Para hacernos a la idea de lo que ha evolucionado este sistema, hemos de señalar que hace 9 años el programa médico era de 2 Gigas de capacidad y ahora es de 10, mientras que antes se medían 5.000 sustancias y en la actualidad se miden 10.000.

Biofeedback
Este término inglés significa “ir y venir”, o lo que es lo mismo, el SCIO capta la información y la devuelve corregida. Es lo que llamamos retroalimentación. “Trabaja en tiempo real, la importancia está en que cada vez que emites un impulso de biorresonancia para la corrección de un parámetro, como todo está interrelacionado, hay otros factores que se reajustan de manera indirecta al mismo tiempo. Si el sistema no trabajara a tiempo real teniendo en cuenta estos cambios frecuenciales, como no hacen otros sistemas de biorresonancia existentes en el mercado, estaríamos trabajando con patrones iniciales que ya no existen, con lo cual podemos decir que esta es una de las principales ventajas para conseguir la máxima efectividad: Trabaja en tiempo real.

La sesión completa con una paciente es aproximadamente de una hora de duración, si tenemos en cuenta las tres fases de escaneado, evaluación y terapia. Algunos profesionales no utilizan estos tres parámetros, sino que tienen este sistema en su consulta tan solo como escáner biológico, es decir como método de prediagnóstico, con lo cual el tiempo se les reduce como mucho a 5 minutos.

Algunos de los programas que contiene el Quantum-SCIO son: el de alergia, nutrición, PNL, traumas, electrohimnosis, programa espinal, craneosacral, cromoterapia, chakras, degeneración celular, para deportistas, homeopatía, osteopatía, acupuntura, programas de adicción, de evolución de la personalidad, etc.

En 2002 tuvo lugar un Congreso Internacional de este sistema en Barcelona, donde los tres profesores de Céfiro, Dory, Isidro y Xavier, presentaron dos protocolos obteniendo el primer y segundo premio. Estas ponencias trataban sobre el tema de las adicciones y sobre el de protocolo de primeras visitas, dos temas sobre los que hablaremos en próximos capítulos.

 

Otros Artículos de Ciencia y salud

La belleza en manos de la tecnología

Sección: Ciencia y salud

Publicación: Revista nº 47

Los hombres y las mujeres de hoy en día, no simplemente piden una limpieza de cutis o una sencilla depilación sino, unos tratamientos efectivos para mejorar su aspecto físico y por lo tanto su calidad de vida. Los clientes cada vez solicitan tratamientos más completos, que pueden ser adaptados a nivel personal y que dan unos resultados que se ven por fuera y se sienten por dentro. Aquí es donde descubrimos el Scio

Biorresonancia, un gran paso para detectar las alteraciones infantiles

Sección: Ciencia y salud

Publicación: Revista nº 45

Con la biorresonancia cuántica se tratan con éxito alteraciones propias de la edad infantil como la dislexia, disfonía, hiperactividad, déficit de atención, dificultad al memorizar, problemas con los idiomas o con las matemáticas, e incluso el mal comportamiento

Biorresonancia, un mundo de posibilidades

Sección: Ciencia y salud

Publicación: Revista nº 38

En el primer capítulo sobre biorresonancia (mi herbolario nº 35) realizamos una definición global y técnica sobre la misma y hablamos sobre el inventor de SCIO, Bill Nelson. Ante las preguntas de algunos lectores al respecto, vamos a explicar con términos más sencillos en qué consiste exactamente esta terapia, con la ayuda de tres profesores expertos en la técnica

 
© 2017 mi herbolario | Factor Ideas
Condiciones de uso | Política de privacidad | Política de cookies