Energéticos para empezar de nuevo

Sección: Actualidad

Publicación: Revista nº 59

Volver a la vida cotidiana después de las vacaciones y tener que enfrentarnos a un entorno de altas demandas y exigencias, hace que nos sintamos cansados y sin fuerzas, que todo se nos haga cuesta arriba. Es el llamando síndrome postvacacional. Los energéticos naturales nos pueden ayudar a levantar ese ánimo y a enfrentarnos con lo cotidiano

Más del 40% de las personas que vuelven al trabajo tras las vacaciones, pueden sufrir lo que se conoce como síndrome postvacacional, caracterizado por debilidad generalizada, inapetencia, astenia, pérdida del apetito, insomnio con somnolencia durante el día, falta de concentración, sensación de enfado o mal humor, desidia, hastío o incapacidad en la toma de decisiones.

Cada persona lleva una rutina, de acuerdo con su biorritmo particular, para desarrollar su actividad y organizar su entorno de una forma que le permita, la mayoría de las veces, sentirse a gusto.

Durante las vacaciones, nuestro ritmo de vida cambia de forma manifiesta: no existen horarios de trabajo; los períodos de descanso, especialmente el de la siesta, se prolongan; las horas de acostarse, y por tanto las de levantarse, se retrasan, etc. A esto hay que añadir el desorden en la alimentación. Es lógico que nuestro organismo proteste hasta que encuentra otra vez su equilibrio.

Afortunadamente, es algo pasajero y con unos consejos fáciles de seguir se supera. Lo mejor, como siempre, es prevenir su aparición.

Intenta adaptarte a un horario similar al laboral, aunque estés de vacaciones, ya que así contribuirás a mantener tus biorritmos.

Empieza a recuperar de forma progresiva tu rutina habitual, durante los últimos días de las vacaciones. Busca una regularidad en los horarios, sobre todo en lo concerniente a la alimentación y al descanso.

Mantén aficiones iniciadas durante el periodo vacacional una vez que te hayas incorporado a tu vida cotidiana.

Sigue una dieta saludable, baja en grasas, dando preferencia a las insaturadas presentes en el aceite de oliva y pescados azules, y abundante en frutas y vegetales frescos, sin olvidar las proteínas (carne, pescado o huevos). Los alimentos ricos en hidratos de carbono, como la pasta, las legumbres, el pan y los cereales integrales, aportan al organismo energía adicional. Las frutas y verduras proporcionan al organismo las vitaminas y minerales necesarios. Un buen momento para consumir las frutas puede ser a media mañana y a media tarde.

Utiliza plantas medicinales y algunos suplementos nutricionales. La fitoterapia te ofrece plantas que pueden aumentar tu vitalidad, como el ginseng, el eleuterococo, el romero o el té verde.

Plantas y sustancias naturales

Ginseng (Panax ginseng C.A. Meyer): planta conocida desde la antigüedad por sus propiedades vigorizantes sobre el organismo y favorecedoras de la longevidad. Es estimulante del sistema nervioso, ayuda a aliviar el agotamiento mental y nervioso, mejora el estado f ísico y aumenta la resistencia a la fatiga y al estrés.

Eleuterococo (Eleutherococcus senticosus Max): conocido como ginseng siberiano, es una planta muy interesante por las múltiples acciones que se le han atribuido. Destaca, sobre todo, su efecto estimulante a nivel general, lo que hace aumentar la capacidad f ísica e intelectual, mejorar el rendimiento del trabajo, disminuir la sensación de fatiga y aumentar la capacidad de resistencia del organismo.

Romero (Rosmarinus officinalis): planta aromática con reconocida acción revitalizante y tonificante del sistema nervioso. Muy beneficiosa en casos de agotamiento nervioso, astenia y convalecencias. También se le conoce como el "ginseng español".

Té verde (Camellia sinensis): aparte de ser una de las bebidas más consumidas, el té tiene efectos estimulantes y tonificantes. También tiene efecto adelgazante, antioxidante y diurético. Es una planta que se ha usado tradicionalmente en casos de agotamiento f ísico y mental, en astenia, diarrea y obesidad.

Alfalfa (Medicago sativa): es una planta muy nutritiva, debido a su contenido en hidratos de carbono, lípidos, proteínas, vitaminas y minerales. Resulta de gran utilidad en caso de agotamiento f ísico o intelectual, en convalecencias o como suplemento vitamínico y mineral.

Jalea real: conocida como el oro blanco, es el alimento de la abeja reina durante toda su vida, y el de las crías en sus primeros días. Aumenta el tono vital, estimula el apetito, mejora la sensación de fatiga física y mental y refuerza el sistema inmunitario. En su composición, destaca su contenido en proteínas (13%) y glúcidos (14,5%), además de lípidos, vitaminas, minerales y otras sustancias, que contribuyen en ese efecto tan saludable que posee.

Miel: conocida también como la dulce medicina, es el alimento energético por excelencia y la base de la alimentación de las abejas. Procede del néctar de las fl ores que las abejas recolectan y transforman. Muy rica en azúcares (80%), también contiene minerales, proteínas, aminoácidos y vitaminas.

Propóleo: es una sustancia viscosa que las abejas elaboran a partir de la resina y savia de diversos árboles mezcladas con sus propias secreciones. Se le conoce como el antibiótico natural y, entre otras acciones, destaca su capacidad para mejorar las defensas del organismo.

Polen: además de ser un complemento excelente de la dieta, por su composición (aporta lípidos, proteínas, minerales, vitaminas y enzimas), se recomienda su consumo para aumentar el rendimiento físico e intelectual, en caso de astenia y convalecencias.

Departamento Médico de Soria Natural

 

Otros Artículos de Actualidad

Vitamina D, imprescindible

Sección: Actualidad

Publicación: Revista nº 76

Energéticos para empezar de nuevo

Sección: Actualidad

Publicación: Revista nº 59

Volver a la vida cotidiana después de las vacaciones y tener que enfrentarnos a un entorno de altas demandas y exigencias, hace que nos sintamos cansados y sin fuerzas, que todo se nos haga cuesta arriba. Es el llamando síndrome postvacacional. Los energéticos naturales nos pueden ayudar a levantar ese ánimo y a enfrentarnos con lo cotidiano

Una Vivienda Saludable

Sección: Actualidad

Publicación: Revista nº 44

Surge una imparable evolución que está llevando a muchas personas a preocuparse cada vez más por su salud. Esta preocupación pasa por darse cuenta de que hay muchos aspectos que repercuten en nuestra calidad de vida y que están estrechamente ligados a la salud del planeta. Lo que comemos y cómo lo comemos, la calidad del aire en nuestras ciudades, las radiaciones, los elementos tóxicos presentes en productos de consumo y materiales, y otros muchos factores pueden incidir generando patologías y dolencias que echan por tierra el tópico de una mayor esperanza de vida

 
© 2017 mi herbolario | Factor Ideas
Condiciones de uso | Política de privacidad | Política de cookies